¿Necesitas ayuda? Podemos ayudarte Haz click aquí

Viruela del mono. ¿Por qué los hombres gays son los que más se contagian?

La viruela símica o viruela del mono, no es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) y mucho menos una “enfermedad de gays”. Sin embargo, las estadísticas indican que los hombres que tienen sexo con hombres, son el grupo de mayor incidencia de contagios. ¿Por qué los hombres gays son los que más se contagian de la viruela del mono? Sabemos muy poco de esta nueva enfermedad. 

Es necesario contar con más información para poder evitar que se convierta en una pandemia y para no estigmatizar a ningún grupo de la población. Esto es lo que se sabe hasta ahora. ¡Te contaremos todo a continuación!

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela símica o viruela del mono es una enfermedad causada por un virus que puede transmitirse de animales a humanos o de persona a persona. 

El virus fue detectado por primera vez en 1958 en simios de laboratorio, de ahí su nombre. Sin embargo, los animales que más han propagado el virus son los roedores, hurones y perros de las praderas. En 1970 se detectó la presencia del virus en un ser humano.

La viruela del mono se encuentra principalmente en las selvas tropicales de África y se considera una enfermedad endémica. Se cree que la propagación mundial ha ocurrido a través de humanos que han visitado esa región.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la fecha existen alrededor de 15.509 casos confirmados en poco más de 70 países; considerando los casos probables, es decir, no confirmados, del 1 de enero al 12 de agosto de este año, se han notificado 34,081 casos y 12 defunciones en 92 países, de acuerdo con el Informe Técnico Semanal de la Vigilancia Epidemiologica de Viruela Símica en México.

 

El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica reporta que en México por ejemplo, hay 252 casos confirmados de viruela del mono, concentrándose principalmente en la Ciudad de México y Jalisco.

 

Cualquier persona podría infectarse de viruela símica si ha tenido contacto directo con el sarpullido, las costras o los líquidos corporales de una persona que tenga la enfermedad. Pero, según las estadísticas, los hombres gays son los que más se contagian de este virus. ¿Por qué ocurre eso? No son pocas las investigaciones que se están llevando a cabo, pero aún no hay datos suficientes para sacar conclusiones.

 

Síntomas de la viruela del mono

La doctora Rosamund Lewis del Programa de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, explica que los primeros síntomas son parecidos a los de la gripe: cansancio, malestar general, fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares y de espalda, así como ganglios linfáticos inflamados. Esto es lo que los médicos llaman “período de invasión”, cuando el virus ingresa a las células.

 

Posteriormente aparecen erupciones cutáneas por fases, empezando por un sarpullido plano y rojo (máculas) que luego se convierten en bultos y ampollas (pápulas) con un líquido blanquecino blanco, para finalmente, al secarse, quedar como costras.

 

El número de lesiones varía, pueden ser muy pocas o cientos. Las erupciones pueden aparecer en la cara, las palmas de las manos y las plantas de los pies. También se pueden encontrar en la boca, los genitales y los ojos.

 

Los síntomas duran de dos a cuatro semanas y desaparecen por sí solos sin tratamiento.

 

Se trata de síntomas muy parecidos a la varicela o a la sífilis, pues en algunos de los casos recientes, las lesiones aparecieron alrededor del área genital; es por eso que la viruela del mono podría confundirse con una enfermedad de transmisión sexual, sin serlo. Esto lo explicaremos más adelante.

 

La Dra. Lewis advierte que en ocasiones “la erupción cutánea puede no ser visible porque puede estar cubierta”, también puede contaminar las sábanas y la ropa, lo que facilita el contagio. 

 

¿Viruela del mono o sífilis?

Un informe denominado Monkeypox Virus Infection in Humans across 16 Countries, april-june 2022 realizado por investigadores del Reino Unido, Israel, Alemania, Canadá, México, España, Suiza, Italia, Bélgica Francia, Holanda y Dinamarca, entre otros países, contiene una revisión detallada sobre los síntomas de pacientes de 16 países atendidos entre mayo y junio del 2022. 

Dicho informe revela que “las lesiones cutáneas genitales solitarias y las que afectan a las palmas de las manos y las plantas de los pies, pueden conducir fácilmente a un diagnóstico erróneo de sífilis y otras infecciones de transmisión sexual”. 

Se ha mencionado también el SIDA, causado por VIH o herpes. Esto se debe a que, varios individuos examinados en el estudio, presentaban síntomas aún no identificados como de viruela símica, pero sí típicos de ETS: lesiones genitales únicas, llagas en la boca o el ano. 

 

Los síntomas anales y orales, sumamente dolorosos o que dificultan tragar, han provocado el ingreso hospitalario de varias personas. Los investigadores opinan que esto podría confundir al personal médico y llevar fácilmente a un diagnóstico erróneo, lo que retrasaría la detección y, por tanto, dificulta los esfuerzos para controlar la propagación del virus. 

Viruela del mono. ¿Por qué los hombres gays son los que más se contagian?

El Informe Técnico Semanal de la Vigilancia Epidemiológica de Viruela Símica en México, indica sobre la distribución de casos de viruela del mono por género y otros datos demográficos:

 

  • 94% corresponde a hombres 
  • El grupo de edad mayormente afectado (45.6%) es de 30 a 39 años
  • Sólo 6% corresponde a mujeres
  • No se han registrado defunciones en México.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de E.E.U.U (CDC), han detectado una mayor incidencia a nivel mundial de casos de viruela del mono en hombres homosexuales y bisexuales, aunque cabe aclarar que cualquiera puede infectarse de esta enfermedad o propagarla, independientemente de sus preferencias y prácticas sexuales.

 

Así lo afirma el Dr. John Brooks, director médico de la División de Prevención del VIH/SIDA de los CDC: “algunos grupos pueden tener una mayor probabilidad de exposición en este momento (muchos de los afectados en el brote mundial actual se identificaron como hombres homosexuales y bisexuales), pero de ninguna manera el riesgo actual de exposición a la viruela del mono es exclusivo de la comunidad gay y bisexual.”

 

A propósito del mes del Orgullo LGBTQ+, los CDC realizaron una conferencia de prensa en mayo de este año sobre el brote de viruela del mono, para asegurarse de que tanto la comunidad como los médicos, estuvieran al tanto de la situación, dada la similitud de los síntomas con otros tipos de ETS.

 

Como hemos dicho al inicio, es necesario hacer énfasis en que la viruela del mono no es una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, una de las principales fuentes de contagio -a partir de los datos estadísticos- puede ser el contacto íntimo durante las relaciones sexuales con una persona con sarpullido activo.

 

De hecho, “aunque el virus generalmente se incuba de 7 a 14 días antes de que aparezcan los síntomas, una persona puede contagiar a otra desde un día antes de que aparezca la erupción y hasta 21 días después de que comiencen los síntomas”, de acuerdo con los CDC.

 

La viruela símica también se puede propagar a través de gotas respiratorias grandes durante un contacto prolongado (de forma similar a la COVID-19) o bien, por contacto directo con fluidos corporales directos de piel a piel (no necesariamente zona genital), la ropa, sábanas o toallas contaminadas.

Sin embargo, no podemos ignorar los datos duros. Los científicos del estudio publicado en The New England Journal of Medicine, informaron que este virus está afectando principalmente a hombres que tienen sexo con hombres, 98% de los pacientes infectados con viruela del mono, pertenecen a este grupo. 

Si bien el alto índice de contagios entre esta comunidad puede deberse a prácticas sexuales de alto riesgo, los expertos advierten que no se debe estigmatizar a ningún sector de la población. 

 

La viruela del mono no es “una enfermedad de gays”, es un virus del que sabemos muy poco, pero puede atacar a cualquier ser humano y es necesario frenar los contagios para que no se convierta en una pandemia mundial como ocurrió con el virus SARS-CoV-2.

 

Al respecto, el doctor John Thornhill, médico consultor en salud sexual y VIH y profesor clínico titular del Barts NHS Health Trust y de la Universidad Queen Mary de Londres, aclara: “es importante destacar que la viruela del mono no es una infección de transmisión sexual en el sentido tradicional; puede adquirirse a través de cualquier tipo de contacto físico cercano. Nuestro trabajo sugiere que la mayoría de las transmisiones hasta ahora han estado relacionadas con la actividad sexual, principalmente, pero no exclusivamente, entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.”

 

“La mayor comprensión de las formas de contagio y de los grupos de mayor riesgo entre los que se propaga la viruela del mono, permitirá ofrecer mejores estrategias de prevención”.

Las buenas noticias

No se trata de generar pánico en la población en general ni entre los hombres de la comunidad gay, sino de crear conciencia.

La Organización Mundial de la Salud, a través del portal de la ONU, informa que, si bien aún no existe una vacuna desarrollada específicamente para prevenir la viruela del mono, existen vacunas disponibles para la prevención de la viruela típica y que también pueden brindar cierta protección contra la nueva enfermedad. Se ha difundido la noticia que aquellas personas vacunadas contra la viruela en el pasado, tendrían cierta protección. Pero no debemos confiarnos.

Por otro lado, la vacuna para la viruela MVA-BN, también conocida como Imvamune, Imvanex o Jynneos, fue aprobada en 2019 para su uso en la prevención de la viruela del mono. Aunque todavía no está ampliamente disponible, la OMS está trabajando con el productor de esta vacuna para lograr facilitar su acceso. 

Tampoco se ha encontrado un tratamiento para combatir los síntomas de viruela símica. Hasta ahora se sabe que éstos desaparecen solos. 

Algunas recomendaciones en caso de infección o sospecha, pueden ayudar a detener los contagios:

 

  • Cuidar la erupción dejándola secar si es posible o cubrirla con un vendaje húmedo para proteger el área. 
  • Evitar tocar cualquier llaga en la boca o los ojos. 
  • Se pueden usar enjuagues bucales y gotas para los ojos siempre que se eviten los productos que contienen cortisona. 

  • En casos graves, puede recomendarse la inmunoglobulina vaccinia (VIG), un antiviral que se desarrolló para tratar la viruela y que fue aprobado para el tratamiento de la viruela del mono en enero de 2022.

  • En el caso del personal de salud o personas que viven con enfermos, es necesario motivar a la persona infectada a aislarse y cubrir cualquier lesión en la piel.

  • Usar máscara médica al interactuar directamente con el enfermo y guantes desechables para tocar la ropa, sábanas o toallas.

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o gel desinfectante para manos con base de alcohol.

  • Lavar la ropa, toallas y sábanas de la persona contagiada y utensilios para comer, por separado, usando agua tibia y detergente. 

  • Limpiar y desinfectar cualquier superficie contaminada y eliminar los desechos contaminados (apósitos) de manera adecuada.

 

El pasado 8 de agosto, la OMS reunió a expertos en virología de la viruela, biología evolutiva y representantes de institutos de investigación de todo el mundo con la finalidad de discutir la evolución de las variantes de la viruela del mono, así como poder definir sus aparentes diferencias para poder asignarles nombres que pudieran ser “alineados sin ofender a las regiones con las que se le referenciaba anteriormente”, informa el medio El Financiero (México).

 

La OMS emitió un comunicado en el que se propone: “las variantes del virus deben recibir (otros) nombres con el objetivo de evitar ofender a cualquier grupo cultural, social, nacional, regional, profesional o étnico, y minimizar cualquier impacto negativo en el comercio, viajes, turismo o bienestar animal”.

 

Las variantes de viruela del mono han sido conocidas hasta ahora como “clados” e identificadas según la región en la que se encontraban los casos.

 

La OMS informó que los nombres serán sustituidos por:

 

  • Variante de la Cuenca del Congo: Clado I.
  • Variante de África Central: Clado IIa y Clado IIb (este último en relación a las variantes que circulan en el actual brote mundial).

 

Es importante que no se estigmatice a la comunidad LGBTQ

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida advirtió, a través de CNN, que “algunos informes y comentarios sobre la viruela del mono han utilizado lenguaje e imágenes que refuerzan los estereotipos y exacerban el estigma. La experiencia demuestra que la retórica estigmatizante puede desactivar rápidamente la respuesta basada en evidencia al avivar ciclos de miedo, alejar a las personas de los servicios de salud, obstaculizar los esfuerzos para identificar casos y alentar medidas punitivas ineficaces.” 

Aun cuando la información que se tiene hasta ahora, indica que los hombres gays son los que más se contagian de viruela del mono, la viruela símica no debe utilizarse “como una forma de etiquetar negativamente a una comunidad en particular.”

¡Gracias por tu lectura!

Artículo validado por el Dr. Jesse Jarrod Jimenez, Médico Especialista en Cirugía General, Urología, Andrología y Medicina Sexual de Boston Medical Group en México, Monterrey. 

 

¿Quieres saber si tu vida sexual es satisfactoria?

Descubrelo con el siguiente test.

¡Conoce la respuesta en 2 minutos y resuelve tus dudas!

¿Necesitas ayuda?

Somos pioneros en ofrecer tratamientos para mejorar la salud sexual del hombre.

¡Resuelve tus dudas contactándote con nosotros totalmente gratis!

¡Da el paso más importante: el de tener una vida sexual plena!

Comparte esta información:
SALUD MASCULINA

¿Sabías que puedes conocer, ahora, si padeces alguna patología sexual masculina?

Realiza nuestro test y descubre la respuesta