¿Por qué tienen sexo las mujeres?

En el imaginario social es frecuente la situación del hombre buscando permanentemente a su pareja femenina, y ella ideando una serie de estrategias para escaparse. Más allá de que esta creencia no refleja necesariamente la realidad de gran parte de las parejas, ha dado lugar a diferentes textos y estudios que analizan los motivos por los cuales las mujeres se sienten estimuladas no a evitar sino a acceder o promover los encuentros sexuales.

 

Uno de los textos más interesantes al respecto se desprenden de los estudios de los reconocidos científicos David Buss y Cindy Meston: un libro titulado ¿Por qué las mujeres tienen sexo?, que por cierto se encuentra en español en diferentes librerías de América Latina.

 

Estos autores realizaron un estudio con 4.000 mujeres norteamericanas, indagando acerca de las razones por las que se mostraban dispuestas a tener relaciones sexuales. Esperaban encontrarse con los motivos típicos tales como obtener placer, sentir afecto de su pareja o incluso reproducirse. Pero encontraron mucho más, ya que contra todos los pronósticos identificaron 237 -sí, leyó bien- motivaciones sexuales diferentes. Con tantas opciones posibles en mente, resulta extraño que una mujer no tengo ni una sola razón para intimar sexualmente con su pareja.

 

Cuando hacemos un relevamiento de esas razones, encontramos que algunas están de acuerdo con el sentido común, otras son al menos lógicas, y también tenemos otras que podrían ser consideradas muy originales o hasta excéntricas.

 

Veamos ahora una selección de los motivos que, según nuestra interpretación, son los más representativos de la investigación de los autores. Así que llame a su pareja, lean y tomen nota.

 

Salir del aburrimiento. Sí, algunas en este caso prefieren el sexo antes que comer o ver la televisión.

Acercarse más a Dios. Quizás no se entienda bien la relación entre una cosa y otra, sobre todo considerando que la religión y el sexo en general no se consideran afines sino contrarios. Pero para muchas mujeres la sexualidad tiene un componente espiritual marcado, y es totalmente respetable.

Hacer sentir bien a la pareja, dándole placer.

Vengarse de la pareja, por ejemplo al tener relaciones sexuales con una tercera persona, luego de una infidelidad de él.

Sentirse poderosa, algo que ocurre cuando la mujer percibe que es la que decide cuando tener sexo… y cuando no.

Expresión de un sentimiento de odio, por ejemplo contagiando a otra persona de una infección de transmisión sexual.

Aliviar la soledad y el sentimiento de ser poco atractiva. Pero atención, si no se elige a la persona apropiada, una relación sexual puede profundizar esas sensaciones que se pretende dejar atrás.

Aumentar la seguridad y la autoestima. Siguiendo el razonamiento anterior, estar con alguien que le devuelva a la mujer una buena impresión de sí misma puede ser una experiencia sanadora. Pero también es posible que se de lo contrario.

Cumplir con el deber, es decir los compromisos adquiridos en el momento de su matrimonio. Ya sabemos que esta opción no aumenta el deseo, sino que más bien tiende a anularlo.

Obtener un beneficio, en general algo material, con lo cual el sexo se convierte en parte de un intercambio casi comercial.

 

Hasta aquí las diez que más nos llamaron la atención, pero la lista es más larga: aliviar el stress, descansar mejor, cumplir una fantasía, evitar que la pareja sea infiel, quitarse de encima los sentimientos de culpa, quemar calorías…

 

Espero que esta lectura pueda sensibilizar a las parejas acerca de los motivos para tener un acercamiento sexual, buscando que realmente se trate de impulsos constructivos y beneficiosos para ambas partes y no de una búsqueda que al final empobrece su intimidad y aumenta el resentimiento y la grieta en la relación.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

Problemas de bajo deseo sexual

Problemas de bajo deseo sexual

Disfunción sexual femenina

La disfunción sexual femenina no es solo psicológica

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunciones sexuales

Disfunción sexual femenina

Disfunción sexual femenina: Causas psicológicas y sociales

Deje un comentario