Las preguntas por el tamaño normal del pene, tanto en largo como en circunferencia, siguen siendo recurrentes. La creencia machista de que cuanto más grande es el pene mejor es el amante y mayor el goce de la pareja, ha llevado a que infinidad de hombres no solo se preocupen sino que más bien se obsesionen con ese tema, recurriendo a todo tipo de recursos para ampliar sus medidas. 

 

Aunque la longitud y la circunferencia del pene erecto promedio son de 13.1 y 11.65 centímetros respectivamente, los hombres que perciben que su pene es más pequeño que el promedio representan hasta el 91%. De hecho la mayoría de los hombres que buscan el aumento de la circunferencia del pene tienen penes que están dentro de los parámetros normales, pero pueden sufrir una grave preocupación o complejo por su tamaño que se conoce como trastorno dismorfofóbico del pene. Estos hombres buscan entonces soluciones médicas para un tamaño “anormal”.

 

Nos parece de tanto interés y tan importante proveer información científica sobre el tema, que acudimos nuevamente al Sexual Medicine Reviews del 2019 en donde encontramos un artículo titulado Estrategias de ampliación de la circunferencia del pene: ¿Cuál es la evidencia? 

 

El objetivo del estudio fue describir las técnicas médicas disponibles para la mejora de la circunferencia del pene y revisar el éxito y las complicaciones de cada una de las modalidades. En esta revisión se resumen las motivaciones potenciales detrás del agrandamiento de la circunferencia del pene, así como las diversas modalidades médicas, de tracción, de inyección, protésicas y reconstructivas utilizadas comúnmente en medicina estética y urología.


Antes de seguir avanzando, queremos diferenciar estos términos:


-El trastorno dismorfofóbico del pene es un subtipo del trastorno dismórfico corporal que se define en el DSM 5 como una preocupación por un defecto menor o inexistente en la imagen corporal (en este caso el tamaño o apariencia del pene) que causa un deterioro notable en varias áreas de funcionamiento.

 

-La ansiedad de pene pequeño, que implica temor o preocupación excesivos por la observación de los genitales externos y la evaluación negativa por parte de otros debido al tamaño. 

 

-El micropene, que se ha descrito como una longitud del pene flácido menor a 4 centímetros y una longitud del pene erecto menor a 7.5 centímetros. 


Estos trastornos dan lugar a conductas de evitación en situaciones en donde los genitales pueden mostrarse, y la angustia por el tamaño subjetivo del pene que puede afectar negativamente el funcionamiento sexual. 

 

Considerando que el trastorno dismorfofóbico del pene es un diagnóstico psicológico, deben realizarse las evaluaciones psicosexuales, psicológicas, psiquiátricas y urológicas antes de realizar cualquier procedimiento de aumento de la circunferencia. 

 

Ahora sí, vamos a resumir las diferentes alternativas terapéuticas para el aumento de la circunferencia del pene.


Terapia médica

 

Los suplementos orales de mejora del tamaño del pene no cuentan con datos científicos que respalden su uso para ese objetivo. Además, tales suplementos dietéticos contienen sustancias no declaradas y potencialmente peligrosas. 

 

En relación con el uso de inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5, existe una gran cantidad de bibliografía relacionada con su manejo en la rehabilitación del pene, pero no está demostrada su eficacia para producir un aumento en el contenido muscular y la circunferencia del pene en hombres con un pene fisiológicamente normal. 

 

La fluoxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, ha demostrado mejorar los síntomas de los pacientes con trastorno dismorfofóbico del pene, reduciendo el componente obsesivo.

 

Terapias de vacío y tracción

 

Los dispositivos de erección al vacío pueden aumentar temporalmente el tamaño del pene al extraer sangre hacia los cuerpos cavernosos, aunque se debate su capacidad de crear un cambio duradero a largo plazo en la longitud y la circunferencia del pene.  

 

Los dispositivos de tracción del pene se han estudiado con protocolos de manejo de cuatro a seis horas al día, durante seis meses. La ganancia de tamaño en largo fue significativa en algunos casos, pero poco significativa en circunferencia. 

 

Terapia de inyección subcutánea del pene

 

Quizás se trate del área más importante de la investigación contemporánea sobre el tema, y los materiales que se pueden inyectar son diversos.

 

Grasa

 

La inyección de grasa autóloga (tomada normalmente del abdomen o del muslo del paciente) se ha descrito para uso en procedimientos cosméticos y de aumento durante décadas. La ganancia obtenida en la circunferencia del pene en algunos estudios que se revisaron es de poco más de dos centímetros. Las complicaciones más comunes reportadas son nódulos de grasa residual irregular, deformidad de la piel, problemas de cicatrización, alteraciones sensoriales y dolor en el coito.

 

Silicona

 

El uso de silicona inyectable líquida para el aumento cosmético comenzó en 1940 en Japón, Alemania y Suiza. Los informes de reacciones sintomáticas a la inyección de silicona en el pene incluyen edema grave, desviación del pene causada por granulomas de silicona y disfunción sexual, con eventos adversos que ocurren hasta treinta años después de la aplicación de la inyección. 

 

La técnica de microgotas, que involucra la aplicación de pequeñas gotas de silicona, fue desarrollada para mitigar los efectos secundarios. Yacobi y sus colaboradores informaron con esta técnica un aumento medio en la circunferencia de 2.6 centímetros en una muestra de treinta pacientes.

 

Rellenos de tejido blando

 

El uso cosmético de relleno de tejidos blandos ha aumentado un 312% desde el año 2000, y se utilizan agentes como el ácido hialurónico, el colágeno, y las microesferas de polimetilmetacrilato, entre otros.

 

El ácido hialurónico es un relleno dérmico reabsorbible y de larga duración que tiene un perfil de seguridad bien establecido, así como la aprobación de la FDA. Algunos estudios reflejan un aumento significativo de la circunferencia del pene, de casi 4 centímetros, sostenida en el tiempo. Fueron frecuentes los reportes de disminución de la satisfacción sexual debido a la disminución de la sensación táctil.

 

Las inyecciones de microesferas de polimetilmetacrilato produjeron un aumento promedio en la circunferencia del pene de 2.4 centímetros que se mantuvo en estados fláccidos, estirados y erectos. La mayoría de los pacientes informaron nodularidad, crestas e irregularidades.

 

En general, hay una escasez de estudios prospectivos con seguimiento a largo plazo en este campo, por lo que carecemos de guías clínicas basadas en la evidencia sobre rellenos dérmicos para la mejora de la circunferencia del pene.

 

Injertos de grasa dérmica

 

Los injertos de grasa dérmica son injertos de una sola capa de piel. La circunferencia media obtenida con este tratamiento fue de 2.3 centímetros en la base y de 2.6 centímetros en la corona. Las complicaciones enumeradas incluyeron edema prepucial o parafimosis, dolor en la erección y esclerosis de injerto de grasa dérmica resultante en curvatura temporal y dolor en la erección. 

 

Implantes subcutáneos

 

El creciente mercado para la mejora genital masculina estética ha llevado al desarrollo no solo de nuevos procedimientos, sino también de nuevos dispositivos e implantes. Uno de estos dispositivos es el implante de silicona subcutánea (Penuma), que se envuelve alrededor de las tres cuartas partes dorsales del eje del pene, se inserta subdérmicamente a través de una incisión suprapúbica y se fija al glande con una malla de poliéster. El aumento medio de la circunferencia en un informe de tres pacientes fue de 3 a 4 centímetros.

Algunos efectos adversos observados por otros investigadores incluyeron edema severo, masas subcutáneas, curvatura del pene, infección y heridas que no cicatrizan.

 

Faloplastía corporoplástica

 

La cirugía de aumento corporoplástico utiliza injertos venosos corporales bilaterales para expandir la circunferencia corporal. 

 

En un informe basado en 39 pacientes, el diámetro del pene erecto había aumentado un promedio de 1.36 centímetros (es decir 4.2 centímetros de ganancia circunferencial). Este procedimiento no ofrece expansión de la circunferencia en el estado flácido y, por lo tanto, no debe ofrecerse a los hombres preocupados por una apariencia fláccida inadecuada, sino a los hombres que están motivados a aumentar la circunferencia eréctil.  

 

Luego de este panorama de técnicas y a modo de conclusión, primero que nada es necesario hacer un buen diagnóstico para establecer si lo que en realidad necesita el paciente es una terapia psicológica o psicofarmacológica, antes que un aumento de circunferencia del pene. En caso contrario, el riesgo de tener un paciente insatisfecho es demasiado elevado.

 

Si se toma la decisión de algún tipo de procedimiento para aumentar la circunferencia del pene, es de suma importancia aconsejar a los pacientes que, aunque se han estudiado diversas técnicas, falta evidencia y protocolos técnicos. Por lo tanto no podemos ofrecer una probabilidad alta de resultados satisfactorios con estas intervenciones, y también se deben considerar las posibles complicaciones estéticas así como en la función y satisfacción sexual.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas. 

Artículos relacionados

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antihipertensivos y disfunción sexual

diabetes y disfunción eréctil

La diabetes y la disfunción eréctil

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Deje un comentario