¿Necesitas ayuda? Podemos ayudarte Haz click aquí

¿Qué es la disfunción eréctil de origen vascular y cómo tratarla?

¿Disfunción eréctil yo? ¡Claro que no! Decía un amigo, fumador feroz, que a sus 48 años se sentía más sano que un adolescente; hasta que un día empezó a quejarse de entumecimiento en los brazos, las piernas le dolían al caminar y al subir la escaleras, sentía cómo su corazón se aceleraba. No tardó mucho en confesar que sus potentes erecciones matutinas ya no eran tan frecuentes. “Puedes estar teniendo síntomas de disfunción eréctil de origen vascular”, le dijo el doctor. 

Que se le durmieran los brazos podía ser molesto, aunque soportable; pero que se le durmiera “aquello”, ¡ni pensarlo! Le diagnosticaron aterosclerosis y disfunción eréctil moderada. 

Pero, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? ¡Todo! Si no encuentras la lógica en el caso del amigo pero los síntomas no te son desconocidos, te conviene leer esto: ¿qué es la disfunción eréctil de origen vascular y cómo tratarla? ¡Las respuestas a continuación!

¿Qué es la disfunción endotelial?

Para comprender bien esto que puede parecer muy complejo en términos médicos, vayamos de lo general a lo particular. ¿Has escuchado el término disfunción endotelial? Es importante explicarlo porque en el endotelio es exactamente donde puede radicar el problema de una disfunción eréctil de origen cardiovascular.

El endotelio es la capa que separa los tejidos de la sangre. Digamos, como una especie de forro dentro de esos tubos que son nuestras arterias y venas. El endotelio está formado por células que realizan funciones fundamentales para la circulación de la sangre. Es una barrera que “filtra” lo malo y deja pasar lo bueno, es decir, mantiene un balance perfecto entre la vasodilatación (cuando arterias se abren o dilatan) y la vasoconstricción (cuando las arterias se angostan o cierran). Esto se llama homeostasis vascular. ¿Hasta aquí vamos bien? 

Continuemos. La vasodilatación está asociada a propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antitrombóticas: nada se oxida, nada se inflama, no hay trombos o coágulos; por el contrario, la vasoconstricción se relaciona con lo prooxidante, proinflamatorio y procoagulante: cuando las arterias se cierran o constriñen (apretar u oprimir una parte del cuerpo), se forma óxido, se inflaman y se forman trombos.

La disfunción endotelial es la pérdida del equilibrio entre estas dos funciones, la alteración funcional del endotelio provoca que el estado vasoconstrictor sea el predominante y como consecuencia, hay problemas en el flujo sanguíneo. ¿ya vamos entendiendo por dónde va la cosa? 

La disfunción endotelial es la causa de padecimientos como la aterosclerosis, la trombosis, accidentes cerebrovasculares, infartos y sí, la disfunción eréctil de origen vascular.

Ahora que ya entendimos concretamente, ¿qué es la disfunción eréctil de origen vascular?

La disfunción eréctil es, como ya hemos dicho en innumerables ocasiones, la incapacidad de lograr o mantener una erección para poder realizar el coito. Las causas pueden ser muchas: 90% de los casos son de origen fisiológico, el 10% restante, son de orden psicológico. De ese 90% causado por razones fisiológicas, se calcula que 60% se debe a problemas vasculares, es decir, un mal funcionamiento en las arterias, venas y/o vasos capilares (disfunción endotelial).

¿Qué fue primero el huevo o la gallina?

Está científicamente comprobado que los varones con padecimientos cardiovasculares o enfermedades que afectan el sistema circulatorio como la diabetes mellitus, hipertensión, colesterol o triglicéridos altos, tienen muy altas probabilidades de presentar disfunción eréctil, especialmente a una edad madura (después de los 40 años).

Sin embargo, también hay miles de casos donde la disfunción eréctil es el primer síntoma manifiesto de una enfermedad aún no diagnosticada. Es por eso que a los pacientes que acuden a consulta por problemas de erección, debe realizárseles una revisión minuciosa de su historia clínica familiar (muchas de las enfermedades mencionadas, son hereditarias), así como análisis de laboratorio y hábitos de vida.

Y en caso de que se detecte otra enfermedad además de la disfunción eréctil, habrá que tratar ambas.

Si aún no está muy clara la relación entre la disfunción endotelial y la disfunción eréctil, profundicemos un poco en el mecanismo que activa una erección: las primeras señales son enviadas por el cerebro, que la recibir un estímulo de excitación, libera sustancias químicas como dopamina y serotonina, entre otras, además de óxido nítrico, este último es generado por el endotelio que recubre las arterias y los cuerpos cavernosos del pene. Estos químicos activan todo el sistema circulatorio para enviar con más fuerza el flujo sanguíneo a las arterias, especialmente las del pene.

Las arterias que se encuentran en los cuerpos cavernoso se relajan para dejar entrar la sangre con mayor presión y así, producir la erección. Pero si el endotelio no está haciendo bien su función, provocando que las arterias se estrechen, la sangre no pasa fluidamente y la erección sencillamente no se produce o es muy débil.

En resumen, así es como ocurre la disfunción eréctil de origen vascular.

¿Cómo tratar la disfunción eréctil de origen vascular?

Si están pensando que con una pastillita azul es suficiente, lamentamos matar tus ilusiones porque ¡estás equivocado!

Claro, el famoso Viagra es un vasodilatador muy eficaz que, en teoría, debería dilatar las arterias muy fácilmente para que la sangre llegue adecuadamente al pene y listo, tendremos una erección. Pero, no es tan simple. 

Lo que hacen el Sildenafil, activo del Viagra, así como sustancias equivalentes (vasodilatadores) como el Vardenafilo, Tadalafilo y Avanafilo, es liberar óxido nítrico en los cuerpos cavernoso del pene para que las arterias se expandan y permitir el flujo de sangre. Esta acción, sumada al mecanismo de excitación y la liberación de sustancias en el cerebro -los vasodilatadores no funcionan si no hay estímulo sexual, la erección no ocurre de manera automática- producen la erección.

Claro que ésta es una gran alternativa, pero sólo para los pacientes que no presentan enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular, ya que sus efectos pueden ser contraproducentes y potencialmente peligrosos para alguien con una afección cardiaca, por ejemplo.

“El médico experto en salud sexual masculina será quien determine qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente dependiendo de su historia clínica”.

Cabe recordar los graves peligros de la automedicación. Si el paciente no sabe que padece de alguna anomalía en el corazón o la presión sanguínea, corre el peligro de provocar un infarto o un accidente cerebrovascular.

Es por eso que los medicamentos orales de efecto vasodilatador se deben ajustar para hombres con enfermedades hepáticas y/o renales que requieran diálisis (estos medicamentos se eliminan a través del hígado y los riñones), personas con afecciones cardiacas, con presión arterial muy  baja, pacientes que hayan sufrido derrames, que estén en tratamiento con nitratos, hombres con úlcera gástrica o consumidores de drogas recreativas.

Si estás entre este grupo de la población masculina, ¡olvídalo! El Viagra puede no ser  para ti. 

Entonces, ¿qué opciones de tratamiento hay para pacientes con disfunción eréctil de origen cardiovascular?

Entre los tratamientos de primera línea se encuentra la terapia de ondas de choque.

Se trata de ondas de baja energía que estimulan la formación de nuevos vasos sanguíneos y la regeneración de tejido directamente en el pene, además de la relajación del endotelio vascular. 

El uso de esta avanzada tecnología ha demostrado resultados exitosos en millones de pacientes desde hace ya varios años.

Este es el tratamiento más recomendado para los pacientes con disfunción eréctil de origen vascular, ya que es ideal para quienes presentan daños en las arterias del pene y el endotelio debido a la hipertensión, colesterol alto, diabetes, obesidad y tabaquismo. Ojo con esta última patología. La nicotina es una de las principales causantes de la disfunción endotelial y la hemodinámica (comportamiento de la sangre en el interior de las arterias y las venas) arterial del pene.

La terapia de ondas de choque es absolutamente segura, ya que no tiene efectos secundarios adversos (como las tabletas), es indolora, muy cómoda y aunque la terapia no es de “efecto inmediato”, sí presenta mejoras notables en un corto plazo. Se aplica en clínicas especializadas y después de recibir su tratamiento, el paciente puede reincorporarse sin ningún problema a sus actividades normales.

Otra opción de tratamiento para los hombres con disfunción eréctil vascular, podrían ser los vasodilatadores de aplicación local. ¿Qué es esto? 

El nombre médico es farmacoterapia intracavernosa (FIC), y no es otra cosa que microinyecciones de fármacos vasodilatadores que se aplican directamente en los cuerpos cavernosos del pene y actúan sólo ahí, sin interferir en el sistema circulatorio completo, por eso es más seguro para los hombres que padecen diabetes, hipertensión o enfermedades coronarias.

El dispositivo es diminuto, no causa dolor, es de efecto inmediato (de 5 a 15 minutos) y el paciente puede aplicarlo en casa siempre que desee tener relaciones sexuales. La erección durará de 30 minutos a una hora, tiempo más que suficiente para satisfacer a la pareja y pasar un rato extraordinario.

Al respecto, explica el Dr. Jorge Barba, Director de Boston Medical Group México, “en nuestras clínicas se utiliza una fórmula individual para cada paciente, ajustando los niveles de vasodilatadores en función de su condición física, médica y personal, para lograr los mejores resultados. Esta terapia la recomendamos a pacientes que han sido sometidos a una prostatectomía radical o bien, como tratamiento de efecto inmediato de la disfunción eréctil en hombres que han mostrado escasa respuesta a las tabletas o pueden correr riesgo de infarto o accidente cerebrovascular. También es una excelente alternativa para adultos mayores que rebasan los 65 años, que han tenido por años adicción al tabaquismo.”

La tasa de éxito de la farmacoterapia intracavernosa es de hasta 94%, mucho más alta que los vasodilatadores orales.

¿Existe algún tratamiento natural para la disfunción eréctil de origen vascular?

La contundente respuesta es NO. No existen tratamientos naturales para la disfunción eréctil ni para ninguna otra disfunción sexual. Los suplementos alimenticios, productos de origen animal o “medicamentos naturales”, sólo son estafas que, lejos de dar resultados, agravan el problema. Ya es bastante grave que un hombre con disfunción eréctil, tarde un promedio de cuatro años en buscar tratamiento profesional; si además, llega a consumir estos productos milagro o ponerse en manos de un charlatán, la esperanza de recuperación será casi nula.

Investiga antes de tomar cualquier cosa anunciada en internet y mejor acude a una clínica autorizada y confiable.

Si tienes síntomas de disfunción eréctil, te aconsejamos realizar el test online y gratuito que encontrarás aquí abajo. Será una primera aproximación al tema que te resultará muy útil. 

¡Hasta la próxima entrada!

Artículo avalado por Héctor Corredor, Médico Cirujano especialista en Urología con Maestría en Sexología Clínica, Director médico internacional en Boston Medical Group.

¿Crees que tienes disfunción eréctil?

Descubre si puedes estar teniendo disfunción eréctil con este test

Nuestra prueba diagnóstica está basada en los test de los índices urológicos internacionales

¡Conoce la respuesta en 2 minutos y resuelve tus dudas!

¿Necesitas ayuda?

Somos pioneros en ofrecer tratamientos para mejorar la salud sexual del hombre.

¡Resuelve tus dudas contactándote con nosotros totalmente gratis!

¡Da el paso más importante: el de tener una vida sexual plena!

Comparte esta información:
SALUD MASCULINA

¿Sabías que puedes conocer, ahora, si padeces alguna patología sexual masculina?

Realiza nuestro test y descubre la respuesta