Preguntas y respuestas sobre el control de la eyaculación

Uno de los temas más abordados en este blog de salud masculina es la eyaculación precoz, y de hecho la mayor parte de las preguntas de nuestros lectores y lectoras tienen que ver con este tópico.

 

Es por eso que decidimos resumir la información de los diferentes artículos que publicamos sobre la eyaculación precoz y presentarles las preguntas más frecuentes al respecto con sus correspondientes respuestas.

 

¿Cómo se podría definir a la eyaculación precoz? ¿Existe algún tiempo normal de relación sexual o coito?

 

El comité ad hoc de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM) y los expertos internacionales en eyaculación precoz coincidieron en que es necesario considerar el tiempo transcurrido desde la penetración vaginal hasta la eyaculación, la incapacidad para retrasar la eyaculación y las consecuencias personales negativas resultantes del problema. En consecuencia, este comité definió la eyaculación precoz de por vida o primaria como una disfunción sexual masculina caracterizada por:

-La eyaculación que siempre o casi siempre ocurre antes o dentro de aproximadamente un minuto de penetración vaginal.


-La incapacidad para retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales.


-Las consecuencias personales negativas como angustia, molestia, frustración y/o la evitación de la intimidad sexual.

 

¿Es frecuente la eyaculación precoz?

 

Definitivamente es mucho más frecuente de lo que la mayoría de las personas creen. Sin embargo no tenemos cifras unificadas, y de hecho varían notablemente. La tasa de prevalencia más alta que se ha documentado hasta el momento es del 31% (en hombres entre 18 y 59 años) y se encontró en la Encuesta Nacional de Salud y Vida Social de los Estados Unidos de América. Sin embargo, es poco probable que la prevalencia sea tan alta considerando el número relativamente bajo de hombres que se presentan a la consulta con este síntoma.

 

¿Hay diferentes grados de eyaculación precoz?

 

De acuerdo al consenso de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM) se establecen tres grados:

 

Grado I o Leve. Luego de la penetración y de escasos número de movimientos coitales.


 

Grado II o Moderada. Inmediatamente luego de la penetración, también se la denomina ante portas.


 

Grado III o Severa. Antes de la penetración, también reconocida como ultra precoz.

 

¿Cuáles son las causas de la eyaculación precoz?

 

Se han establecido varias causas de la eyaculación precoz, tanto desde el punto de vista biológico como psicológico: ansiedad generalizada, hipersensibilidad peneana, ansiedad de rendimiento, predisposición genética, mal estado general de salud y obesidad, inflamación de la próstata, trastornos de la hormona tiroidea, diabetes, problemas emocionales y estrés, malos hábitos masturbatorios, experiencias sexuales traumáticas, prostatitis crónica, entre otras.

Queremos destacar la particular influencia negativa de los hábitos de autoestimulación rápida, cuando el hombre busca una descarga sexual en vez de intentar prolongar el placer de la excitación previa al orgasmo. Por otro lado, la ansiedad por el rendimiento sexual, entendida como la preocupación marcada (casi obsesiva) por no eyacular rápido, genera una aceleración fisiológica y la falta de consciencia de los niveles de excitación, perpetuando el problema.

 

¿Hay posturas sexuales que favorecen o complican el control eyaculatorio?

 

En general la postura que permite un mejor control es aquella en la cual la pareja se ubica sentada encima del hombre, quien está acostado boca arriba. En este caso él se encuentra relajado corporalmente y puede percibir mejor las señales de excitación sexual, condición fundamental para el control eyaculatorio.

 

Las posturas laterales también facilitan el control de la eyaculación. Esto es posible porque la penetración no es muy profunda, y los movimientos en general no son tan rápidos como en otros casos.

 

En general la postura tipo misionero, es decir el hombre encima, no es favorable  para el control de la eyaculación ya que el cuerpo está tenso, el pene entra más justo en la vagina y en general la posición desemboca en una carrera irrefrenable hacia el orgasmo. En algunos pocos casos los hombres manifiestan que les resulta la mejor posición porque manejan mejor la velocidad y profundidad de los movimientos coitales.

 

¿Cuáles son los principales mecanismos de compensación que utilizan los hombres con problemas para controlar la eyaculación?

 

Los métodos folklóricos son muchos, algunos realmente insólitos y hasta contraintuitivos. En la consulta sexológica escuchamos con frecuencia los siguientes: distracción mental –pensando en imágenes no sexuales o antieróticas-, beber alcohol, fumar marihuana, práctica de masturbación previa, provocarse dolor mediando mordiscos o pellizcos de la piel, entre otros.

 

¿Cómo son los tratamientos para la eyaculación precoz?

 

La recomendación de los protocolos actuales es coordinar el tratamiento médico con el psicológico (focalizado en los síntomas sexuales). De acuerdo a la evidencia científica actual, la farmacoterapia es superior para reducir los síntomas de eyaculación precoz en comparación con el tratamiento psicológico solo. Sin embargo, los problemas y mecanismos psicológicos pertinentes no deben pasarse por alto, y es importante tratar por ejemplo los niveles de ansiedad por el rendimiento y modificar los hábitos sexuales disfuncionales para una solución definitiva del problema.


Los métodos de terapia de la conducta incluyen la técnica de parada y arranque y la del apretón. Otra posible terapia, cada vez más recomendada por los médicos, son los ejercicios de rehabilitación del suelo pélvico. Todos estos enfoques de terapia del comportamiento tienen el potencial de ser beneficiosos cuando se combinan con el tratamiento farmacológico.


Los métodos tópicos son una modalidad de tratamiento local simple, siendo la crema de lidocaína-prilocaína la más estudiada. Los resultados de las investigaciones sobre este tipo de terapias indicaron que la duración de la penetración vaginal aumentó 6.3 veces.

 

Con respecto a los tratamientos orales, los antidepresivos serotoninérgicos se consideran la base del tratamiento. Se ha encontrado que la serotonina ejerce una función inhibidora en la eyaculación a través de varias vías descendentes, y este proceso se ve potenciado por los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Entre los diversos ISRS, se ha encontrado que la eficacia de la paroxetina en el tratamiento de la eyaculación precoz es superior a la fluoxetina, la clomipramina y la sertralina.

 

El tramadol, un opioide que se usa como analgésico, ha demostrado ser eficaz para el tratamiento bajo demanda de la eyaculación precoz en varios estudios controlados con placebo.

 

Definitivamente tenemos mucha evidencia y herramientas terapéuticas para ayudar a nuestros pacientes con diagnóstico de eyaculación precoz. La consulta oportuna es clave para un tratamiento breve y eficaz.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Problemas de bajo deseo sexual

Problemas de bajo deseo sexual

Disfunción sexual femenina

La disfunción sexual femenina no es solo psicológica

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunciones sexuales

Disfunción sexual femenina

Disfunción sexual femenina: Causas psicológicas y sociales

Deje un comentario