¿Necesitas ayuda? Podemos ayudarte Haz click aquí

Jugos naturales para la disfunción eréctil. ¿Es verdad que los alimentos pueden curar la impotencia?

Si llegaste a esta página, es que probablemente estés buscando soluciones. Aquí las vas a encontrar, pero basadas en datos reales: si fuera posible curar la disfunción eréctil con jugos, las clínicas especializadas en salud sexual masculina, no existirían. Si bien la nutrición y algunos alimentos tienen efectos positivos sobre el sistema circulatorio -clave para tener una buena erección-, los jugos para la disfunción son más un deseo de arreglar fácilmente un problema que nos avergüenza y que no queremos enfrentar. ¡Así que sigue leyendo si quieres entender por qué es necesario para tu salud acudir con un médico experto en salud sexual masculina en lugar de recurrir a soluciones mágicas que no sirven!

Disfunción eréctil

Antes que nada, es necesario entender de qué se trata este padecimiento, qué lo causa y a partir de ahí, buscar el tratamiento más adecuado. Afortunadamente la ciencia nos brinda más y mejores alternativas que los jugos para la disfunción eréctil.

Causas

El más alto porcentaje de los casos de disfunción eréctil se debe a problemas circulatorios o enfermedades relacionadas con el flujo sanguíneo como diabetes, hipertensión, colesterol alto o aterosclerosis. Para lograr la erección, es necesario que los llamados cuerpos cavernosos del pene se llenen de sangre. Si el sistema circulatorio -venas y arterias- está dañado o es deficiente, la sangre no fluye con fuerza o en cantidades suficientes para que el pene se ponga rígido. La erección será débil o simplemente, no se conseguirá.

Existen otras causas más o menos comunes, como el uso de medicamentos que actúan en el sistema nervioso (antidepresivos o benzodiacepinas), medicamentos para tratar la hipertensión, los anticonvulsivos o incluso algunos antihistamínicos (contenido en algunos antigripales comunes). Ya hemos hablado ampliamente de esto en artículos anteriores. La disfunción eréctil también puede deberse a lesiones en la médula espinal o en los mismos conductos del pene, pero esos ya son casos más inusuales.

La lógica nos dice entonces que si la disfunción eréctil tiene su origen en enfermedades preexistentes aún cuando no hayan sido diagnosticadas, medicamentos que afectan la erección o lesiones en zonas específicas; la cura no puede ser un jugo para la disfunción. Habrá que abordar paralelamente las anomalías que causan la disfunción eréctil y para ello, lo mejor es acudir con un médico especializado en sexualidad masculina que haga un diagnóstico completo, considerando el estado de salud general del paciente, antecedentes familiares, hábitos de vida y prácticas sexuales.

¿Los alimentos pueden mejorar la impotencia?

En realidad mejorar esta afección no es tan complicado como se cree. Se sabe que 53% de los hombres de mediana edad (40-60 años) y de la tercera edad, padecerán disfunción eréctil en alguna etapa de su vida, ya sea en grado leve, moderado o severo. El problema es que sólo un muy bajo porcentaje de ellos -apenas algo más de 20%- buscará tratamiento médico. La mayoría acude antes a remedios caseros, recetas encontradas en internet o “medicamentos naturistas” que a la larga, sólo traen mayores complicaciones. Lo primero es hacer a un lado la vergüenza, el miedo y los prejuicios. Aceptar que no se consigue tener una erección, es el paso uno para poder intentar encontrar la solución.

Es verdad que algunos alimentos ayudan a prevenir enfermedades, a mantener sano nuestro organismo por más tiempo, pero de eso a que exista una receta mágica como los jugos para la disfunción eréctil de los que está lleno Pinterest, hay una gran diferencia.

¿Buscar en internet ayuda?

Conceptos como “vigor sexual” “potencia sexual” “aumentar la libido” “producto mágico” o “remedio natural para la disfunción eréctil” son muy atractivos para quienes navegan por internet en busca de un mejor desempeño sexual; pero también son trampas que usan los vendedores de productos en línea, youtubers o charlatanes, para comercializar brebajes no autorizados o simplemente, obtener seguidores. 

Y no, no tenemos nada en contra de los productos naturales, pero nuestro objetivo es informar con criterios científicos, acerca de un problema real que padecen millones de hombres en todo el mundo y cuya única cura y mejoría, es un tratamiento médico integral.

Alternativas para la disfunción eréctil

Las alternativas médicas para mejorar la disfunción eréctil son variadas y dependen de las necesidades específicas de cada paciente. La famosa pastilla azul puede ser una gran opción para algunos varones, pero no para alguien con una afección cardiaca o hipertensión, por ejemplo, ya que es un potente vasodilatador que elevará aún más la presión. Un buen número de pacientes resultan no ser candidatos a tomar Sildenafilo (nombre genérico del Viagra), para ellos hay opciones como los vasodilatadores de aplicación local, es decir, directamente en el pene, o la novedosa terapia de ondas de choque, que ofrece un alto grado de seguridad, eficacia y no tiene efectos secundarios adversos.

Por otro lado, existe un 10% de casos de disfunción eréctil de origen psicológico. ¿Qué significa esto? Que el individuo no tiene ningún problema físico, pero le es imposible tener una erección debido a causas emocionales como el miedo, traumas del pasado, falta de atracción con la pareja o depresión. Para este tipo de pacientes es indispensable el tratamiento psicológico, a la par de la asesoría sexológica. Cuando se trata de impotencia sexual psicológica, ¿de verdad creemos que los jugos naturales para la disfunción eréctil, pueden ayudar? ¡Obviamente, no! Se requiere la ayuda de profesionales calificados.

Mejor un jugo para la impotencia que visitar al médico

Somos adultos. Se supone que tenemos la madurez y el criterio para tomar las decisiones correctas. Pero cuando se trata de sexo o más concretamente, de salud sexual, admitámoslo, los hombres muchas veces se comportan como niños asustados. 

En promedio, un hombre con problemas de erección tarda cuatro años en acudir al médico. Para entonces, ya se habrá tomado una incalculable cantidad de litros de jugo de sandía con betabel, jengibre, apio, ajo, yema de huevo o brócoli; desde luego sin los resultados esperados.

Así como un día te enteraste de que el ratón de los dientes no existía y que los Reyes Magos eran los papás, como entrada a la adultez sexual te decimos -con pruebas en la mano- que el “juguito para la potencia sexual” no existe.

Así que déjate de cosas y habla con tu pareja al respecto. Ella puede ser el mejor referente de lo que está pasando y acompañarte en el proceso. ¿No tienes pareja o no te atreves a hablar del asunto con ella? Entonces responde a estas preguntas:

 

  • ¿Has tenido dificultad para alcanzar o mantener la erección en al menos 1 de cada 4 encuentros sexuales en los últimos 6 meses?
  • ¿Tus erecciones son menos rígidas o no permiten la penetración?
  • Tus erecciones espontáneas matutinas, ¿son menos frecuentes?
  • ¿Logras eyacular pero con una erección más débil?
  • ¿Pierdes la erección al cambiar de postura?
  • ¿Has evitado tener encuentros sexuales por miedo a fallar?

 

Si respondiste afirmativamente a al menos dos de las preguntas, es hora de ir al médico. Un urólogo o sexólogo es el indicado para elaborar un diagnóstico correcto, determinar las causas de tu padecimiento y recomendarte un tratamiento que probablemente incluya fármacos, asesoría sexológica, terapia de ondas de choque, ejercicios o lo que se requiera según tu caso.

Prevenir la disfunción eréctil

Llegaste aquí buscando recetas de jugos naturales para la disfunción eréctil y no queremos que te sientas decepcionado, así que te daremos algunos consejos útiles para mejorar tu salud en general, que quede claro, no como un tratamiento natural contra la disfunción eréctil.

Empecemos por eliminar de nuestra dieta diaria las grasas saturadas, azúcar refinada, harinas y el exceso de carbohidratos. Adiós a las papitas fritas, los refrescos y los pastelillos. También hay que renunciar a las sustancias como el alcohol, el tabaco y las drogas. Hay que bajar de peso, no sólo por cuestiones estéticas. Como sabes, la obesidad es causa de diabetes, del estrechamiento de las arterias, de problemas cardíacos y es enemiga del desempeño sexual. 

La disfunción eréctil y las enfermedades que la preceden, se pueden prevenir con una dieta balanceada y ejercicio. Mantenerte en forma te hará sentir más atractivo, más seguro, joven, con las células y la sangre bien oxigenadas y desde luego, en óptimas condiciones para practicar relaciones sexuales satisfactorias.

Para tu información, hay alimentos que favorecen la circulación, la producción de testosterona, de óxido nítrico -necesario para el ensanchamiento de los vasos sanguíneos- y la oxigenación de las células. Pero insistimos en que esto es sólo preventivo, no la solución para la disfunción eréctil.

La vitamina D, por ejemplo, fija el calcio en los huesos y ayuda al movimiento muscular. Además, se sabe que estimula la producción de testosterona y relaja los vasos sanguíneos, lo que facilita el paso de la sangre al pene. También promueve el óptimo funcionamiento del sistema inmune y de los nervios que transmiten los mensajes del cerebro al resto del cuerpo. La puedes consumir en pescados grasos como el salmón y el atún, el hígado de res, quesos, yema de huevo, leche de almendras o de soya. Ah, y en el sol, fuente natural de vitamina D. No olvides el bloqueador solar. 

Según la Universidad de Texas, la Vitamina C mejora la calidad e incrementa el número de espermatozoides. Se encuentra en las espinacas, las naranjas, el limón, el pimiento, el kiwi, brócoli, las fresas y el melón. 

Por otro lado, están los flavonoides, químicos naturales que protegen al organismo de los radicales libres y producen testosterona. El organismo no los produce por sí mismo, pero podemos obtenerlos de los arándanos, las fresas, manzanas, frutas cítricas, ajo y cebolla. Se ha comprobado que tienen un efecto anti inflamatorio y que ayudan a relajar las paredes de los vasos sanguíneos, por lo que nos protegen de enfermedades cardiovasculares.

¿Quién no ha oído hablar del Omega 3?

El aceite de oliva, el aguacate, las almendras, nueces, avellanas y los pistachos lo contienen en buenas cantidades. Las grasas “buenas” promueven la producción de óxido nítrico; tal vez por eso se les atribuyen “propiedades sexuales” como el vigor sexual, mejores orgasmos, incremento de la libido y la calidad del semen, pero no está comprobado.

Los placeres culposos como el café o el chocolate amargo, también son buenos siempre y cuando no se consuman en exceso. Generan endorfinas, dopamina y ayuda a relajar las arterias. Tómalos sin azúcar.

Por supuesto, ¡el chile! Los chiles crudos contienen grandes cantidades de capsaicina, un vasodilatador que aumenta el nivel de óxido nítrico. ¿Te suena familiar? Pues es el mismo efecto de los medicamentos orales para la disfunción eréctil, pero en menor proporción, obviamente. Cuidado con la gastritis.

Muy conocidas son las propiedades de los ostiones. Esto se debe a su alto contenido de zinc, que aumenta los niveles de testosterona. 

Te habrás encontrado también con mucha información sobre hierbas para curar la disfunción eréctil o remedios naturales para la impotencia. No es que en la herbolaria puedas encontrar la fórmula mágica curativa para el pene, pero hay una razón. Productos como el Ginkgo Biloba, el Ginseng o la Cúrcuma, tienen un efecto vasodilatador y estimulan la circulación sanguínea. Pregunta a tu médico antes de consumirlos.

Consideraciones finales

No hay mucha ciencia en esto, todos los alimentos sanos tienen efectos positivos en el organismo. Pero como ya te hemos explicado, los alimentos naturales para la disfunción eréctil, no existen como tal, es decir, no curan un padecimiento existente. 

Si sospechas que padeces disfunción eréctil, la solución es acudir con un profesional acreditado, en una clínica especializada en salud sexual masculina, debidamente autorizada. 

Asegúrate de no padecer alguna otra enfermedad de las antes mencionadas, ya que muchas veces, la disfunción eréctil es un síntoma de éstas y no una anomalía espontánea.

Un tratamiento integral para la disfunción eréctil tendrá altas posibilidades de éxito si además, se combina con una alimentación sana y actividad física. 

Los jugos naturales para la disfunción eréctil no te devolverán tu vida sexual, un médico, sí.

Te invitamos a completar el test online y gratuito sobre disfunción eréctil. ¡Busca el enlace aquí debajo y responde cada una de sus preguntas!

¡Hasta pronto!

Artículo validado por el Dr. Jesse Jarrod Jimenez, Médico Especialista en Cirugía General, Urología, Andrología y Medicina Sexual de Boston Medical Group en México, Monterrey. 

¿Crees que tienes disfunción eréctil?

Descubre si puedes estar teniendo disfunción eréctil con este test

Nuestra prueba diagnóstica está basada en los test de los índices urológicos internacionales

¡Conoce la respuesta en 2 minutos y resuelve tus dudas!

¿Necesitas ayuda?

Somos pioneros en ofrecer tratamientos para mejorar la salud sexual del hombre.

¡Resuelve tus dudas contactándote con nosotros totalmente gratis!

¡Da el paso más importante: el de tener una vida sexual plena!

Comparte esta información:
SALUD MASCULINA

¿Sabías que puedes conocer, ahora, si padeces alguna patología sexual masculina?

Realiza nuestro test y descubre la respuesta