Tratamientos eficaces para la Enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es un trastorno fibrótico del pene que en general se desarrolla como respuesta a la curación anormal de una herida después de un traumatismo, a veces producido en la misma relación coital. Esa fibrosis de la túnica albugínea da como resultado la formación de placa y el desarrollo de la curvatura del pene que podría o no estar acompañada de dolor. El manejo de la enfermedad de Peyronie consiste en diferentes enfoques farmacológicos y quirúrgicos, y su indicación depende de la gravedad de la misma, la deformidad del pene y los síntomas asociados. La cirugía se reserva para los casos más graves.

En el Journal of Sexual Medicine del año 2017 encontramos un estudio titulado

El tratamiento de la enfermedad de Peyronie con Colagenasa Clostridium histolyticum y la terapia de vacío: un ensayo abierto, aleatorizado. En el mismo se evalúa la eficacia y seguridad del tratamiento de la enfermedad de Peyronie con Colagenasa Clostridium Histolyticum (CCH) combinada con la bomba de vacío.

La CCH ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos de América para el tratamiento de hombres adultos con esa enfermedad que tienen placas de colágeno palpables y una curvatura del pene de al menos 30 grados al comienzo del tratamiento.  En un estudio reciente el tratamiento con CCH dio como resultado una disminución media de la curvatura peneana del 34% en comparación con el 18,2% en pacientes que recibieron placebo. En base a estos hallazgos, la American Urological Association ha incluido la CCH en sus directrices para la disminución de la curvatura del pene en pacientes con enfermedad de Peyronie estable, curvatura del pene de 30 a 90 grados y la función eréctil intacta. Otra estrategia de tratamiento que ha demostrado ser potencialmente eficaz para disminuir la curvatura peneana en estos pacientes es la terapia con bomba de vacío.

El mencionado estudio se realizó en el Reino Unido desde octubre de 2014 hasta marzo de 2016. Los hombres participantes fueron mayores de 18 años de edad, con enfermedad de Peyronie estable y curvatura del pene de al menos 30 grados hasta un máximo de 90 grados.

Se trataron treinta pacientes divididos al azar en dos grupos de quince cada uno. Uno de los grupos recibía tratamiento con CCH más bomba de vacío, y el otro adicionalmente una terapia de modelado del pene -considerada complementaria a la de la bomba de vacío- que se realiza manualmente y de manera suave en la dirección contraria a la curvatura.

Cada ciclo de tratamiento consistió en dos inyecciones de CCH separadas por aproximadamente 24 a 72 horas. Las inyecciones se administraron directamente en la placa primaria del pene. Se pueden administrar hasta cuatro ciclos de tratamiento de aproximadamente 6 semanas (es decir, ocho inyecciones). La terapia con bomba de vacío se realizó utilizando el sistema manual de terapia de vacío ErecAid Esteem. Los pacientes fueron instruidos para usar la bomba dos veces al día (mañana y tarde). Los anillos de tensión u otros dispositivos no se usaron para ayudar a la erección. Una vez que el pene estaba erecto, el vacío se mantuvo durante treinta segundos antes de la liberación. Estos pasos se realizaron cinco veces durante cada sesión de tratamiento. Es importante señalar que la terapia de vacío se inició dos semanas después de la última inyección de CCH para minimizar el riesgo de algunos efectos adversos como equimosis y hematoma. De hecho es posible que el inicio temprano de la terapia de vacío aumente el riesgo de estas consecuencias no deseadas.

La curvatura peneana se midió antes de la administración de CCH al comienzo de cada ciclo de tratamiento y durante las visitas de seguimiento en las semanas 24 y 36. El Cuestionario de Enfermedad de Peyronie (PDQ) y el Cuestionario del Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF) se completaron en la semana 36 para evaluar los efectos físicos, psicológicos y sexuales de la terapia con CCH. La seguridad se evaluó a lo largo del estudio al monitorear los eventos adversos y los signos vitales.

Pasemos a los resultados.

El tratamiento con CCH más vacío solo o en combinación con modelado mejoró la curvatura del pene en aproximadamente 40% de los pacientes, equivalente a una disminución de la curvatura de aproximadamente 23 grados.

Las tasas de respuesta fueron más altas en los dos grupos de tratamiento en comparación con las de los pacientes que recibieron placebo, sugiriendo que la terapia CCH más bomba de vacío (sola o en combinación con modelado) proporcionó una remodelación adecuada de la placa de fibrosis.

En los dos grupos, todos los pacientes informaron al menos un evento adverso y la mayoría fueron de intensidad leve o moderada. Los eventos adversos más comúnmente informados en los dos grupos fueron contusión, hinchazón o dolor en el pene.

Definitivamente esta combinación de tratamientos es prometedora, pero se necesitan investigaciones con mayor cantidad de sujetos para así llegar a conclusiones más sólidas.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

qué es la enfermedad del peyronie

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

la enfermedad de Peyronie

Tratamiento de la enfermedad de Peyronie

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Sexualidad en la tercera edad

Tercera edad: Tiempo de oportunidades

Deje un comentario