¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

Si bien los penes en estado de erección tienen una curvatura normal, que no dificulta la penetración ni produce dolor, en algunos casos esa curvatura es anormal, dolorosa y además impide una relación sexual satisfactoria. Así es como llegamos a un tema que ya habíamos tratado en este blog de salud masculina, la enfermedad de Peyronie. A diferencia del pene corvo congénito, que es una malformación de nacimiento, la enfermedad de Peyronie es adquirida, y de no tratarse tiende a ser cada vez más pronunciada. La disfunción eréctil es frecuente en los pacientes con esta enfermedad, así como una elevada angustia y malestar psicológico.

Los datos epidemiológicos sobre la enfermedad de Peyronie son limitados. Se han publicado tasas de prevalencia que van del 0,4% al 9%, y aumenta en pacientes con diabetes. La edad típica en la que se presenta esta enfermedad es entre los 55 y 60 años.

La hipótesis más ampliamente aceptada sobre la etiología de la enfermedad es la lesión o traumatismo microvascular, afectando a la túnica albugínea. La prolongada respuesta inflamatoria resultará en una placa del pene y puede producir dolor y una curvatura que, si es severa, dificulta o impide la penetración.

Se pueden distinguir dos fases de la enfermedad. La primera es la fase inflamatoria aguda, que puede estar asociada con dolor en estado flácido o erecciones dolorosas y un nódulo palpable o placa en la túnica del pene. La segunda es la fase fibrótica, con la formación de placas palpables duras que pueden ser calcificadas. Con el tiempo, la curvatura del pene se espera que empeore en el 30% a 50% de los pacientes. El dolor está presente en el 35% a 45% de los pacientes durante las primeras etapas de la enfermedad. Estos datos nos alientan a promover la consulta temprana al urólogo ante los primeros síntomas que detecte el paciente.

Para establecer la gravedad de la enfermedad y el tratamiento, es necesaria la evaluación objetiva de la curvatura del pene con una erección. Esto puede obtenerse preferentemente por medio de una fotografía de una erección natural o mediante una prueba de erección asistida por vacío o una inyección intracavernosa.

¿Qué tratamientos están indicados en la enfermedad de Peyronie?

La intervención depende de varios factores, entre ellos la fase de la enfermedad en la que se encuentra el paciente. Vamos a hacer un repaso de las alternativas que se manejan en la actualidad, siguiendo las directrices de la Guía en disfunción eréctil, eyaculación prematura, curvatura de pene y priapismo de la Asociación Europea de Urología del año 2017.

Vitamina E

La vitamina E es comúnmente prescrita por la mayoría de los urólogos a una o dos dosis diarias de 400 UI. debido a su amplia disponibilidad, bajo costo y seguridad.

Aminobenzoato de potasio (Potaba)

El Potaba se cree que ejerce un efecto antifibrótico. Los estudios preliminares informaron una mejora en la curvatura del pene, el tamaño de la placa y el dolor durante la erección.

Tamoxifeno

Los estudios preliminares informaron que el Tamoxifeno (20 mg. dos veces al día durante tres meses) mejoró el dolor del pene, redujo la curvatura y el tamaño de la placa.

Colchicina

Los estudios preliminares mostraron que la mitad de los hombres que recibieron Colchicina (0.6 a 1.2 mg. diarios durante tres a cinco meses) encontraron que las erecciones dolorosas y la curvatura del pene mejoraron.

La combinación de vitamina E y Colchicina en pacientes con enfermedad de Peyronie en estadio temprano, resultó en una mejoría significativa en el tamaño de la placa y la curvatura, pero no en el dolor.

L-Carnitina

En un estudio con cuarenta y ocho pacientes con enfermedad de Peyronie en fase temprana, la L-Carnitina fue significativamente más eficaz que el Tamoxifeno en el dolor y la reducción de la curvatura así como en la inhibición de la progresión de la enfermedad, pero no en la reducción del tamaño de la placa del pene.

Pentoxifilina

Los datos preliminares de un informe de caso mostraron que la Pentoxifilina (400 mg. tres veces al día durante seis meses) mejoró la curvatura del pene.

Tratamiento intralesional

La inyección de agentes farmacológicamente activos directamente en las placas del pene representa otra opción de tratamiento. Algunas opciones de fármacos para este tipo de tratamiento son los esteroides, Verapamil, Colagenasa de Clostridium, Interferón y Ácido Hialurónico.

Tratamientos tópicos

Aunque no hay evidencia de que los tratamientos tópicos den como resultado niveles adecuados del compuesto que se administra dentro de la túnica albugínea, se han manejado algunas opciones como Verapamil gel y H-100 gel.

Tratamiento de ondas de choque extracorpóreas

En artículos anteriores profundizamos en los múltiples beneficios de esta terapia, entre ellos estaría el tratamiento de la enfermedad de Peyronie aunque falta más evidencia al respecto. La terapia de ondas de choque funciona directamente dañando y remodelando la placa del pene. También produce un aumento de la vascularización del área, generando calor que resulta en una reacción inflamatoria y eventualmente conduce a la reabsorción de la placa.

Tratamiento quirúrgico

Aunque los tratamientos descriptos anteriormente para la enfermedad de Peyronie resuelven las erecciones dolorosas en la mayoría de los hombres, sólo un pequeño porcentaje experimentará un enderezamiento significativo del pene. El objetivo de la cirugía es corregir la curvatura y permitir una relación sexual satisfactoria. Para la indicación de cirugía, los pacientes deben tener una enfermedad estable durante al menos tres meses, aunque también se ha sugerido un período de seis a doce meses.

Los problemas específicos que deben mencionarse al paciente antes de tomar la decisión de la intervención quirúrgica son los riesgos de acortamiento del pene, disfunción eréctil, entumecimiento del pene, curvatura recurrente, palpación de nudos y puntadas debajo de la piel, y la posible necesidad de circuncisión en el momento de la cirugía.

Pueden considerarse dos tipos principales de reparación tanto para la curvatura congénita del pene como para la enfermedad de Peyronie: el acortamiento del pene y los procedimientos de alargamiento del pene. Además, en los pacientes con enfermedad de Peyronie y disfunción eréctil que no responden a tratamientos médicos, debe considerarse la corrección quirúrgica de la curvatura con implante concomitante de prótesis de pene.

Como vemos, las opciones de tratamiento son varias. Es importante que el médico informe al paciente de las alternativas junto con las consecuentes indicaciones, contraindicaciones y efectos secundarios, para así tomar en conjunto la mejor decisión.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

la enfermedad de Peyronie

Tratamiento de la enfermedad de Peyronie

Terapia para la disfunción eréctil

Terapia de ondas de choque de baja intensidad, para la disfunción eréctil

Terapia de ondas de choque y disfunción eréctil

Efectividad de la terapia de ondas de choque y disfunción eréctil

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Deje un comentario