La disfunción eréctil puede disminuir el rendimiento laboral

Como ya vimos en varios artículos dedicados al tema, la disfunción eréctil se define como la incapacidad persistente para lograr y/o mantener una erección del pene suficientemente rígida como para practicar el coito.

 

Diferentes encuestas internacionales mostraron un fuerte aumento en la prevalencia de disfunción eréctil del 10% en 2001-2002 (Estudio Global de Actitudes y Comportamientos Sexuales) al 48% en 2005 (Encuesta Global de Mejor Sexo).

 

En este espacio también tratamos acerca de la relación entre la disfunción eréctil y  la calidad de vida. Muchos estudios científicos han demostrado que los hombres con disfunción eréctil informan una mayor pérdida de productividad laboral así como una peor calidad de vida, en comparación con los hombres sin disfunción eréctil. Una de las explicaciones posibles de esta relación es que la disfunción eréctil produce con frecuencia síntomas de depresión y ansiedad, que pueden a su vez generar una respuesta evitativa de las relaciones sexuales. Así se refuerza la frustración, la baja autoestima y la angustia del hombre, y la situación también afecta a su pareja al provocar falsas interpretaciones, conflictos, disminución de la frecuencia y de la satisfacción sexual. 

 

En relación con el impacto de la disfunción eréctil en la pérdida de productividad laboral, la evidencia sigue siendo limitada en todo el mundo. Pero considerando que se ha encontrado una disminución en la edad promedio entre los hombres con esta patología –la mayoría de los cuales pueden estar trabajando-, consideramos que es muy importante profundizar la investigación al respecto.  

 

Y precisamente en relación con este tema encontramos un artículo del año 2019 publicado en The International Journal of Clinical Practice, titulado La asociación de la disfunción eréctil con la productividad y el ausentismo en ocho países a nivel mundial.

 

El objetivo del estudio fue evaluar la productividad laboral y el deterioro de la actividad laboral entre los hombres con disfunción eréctil en Brasil, China, Francia, Alemania, Italia, España, el Reino Unido y los Estados Unidos. Este estudio también evaluó la asociación entre disfunción eréctil y deterioro de la calidad de vida dentro de cada país, así como a nivel mundial. 

 

Se utilizaron los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Salud y Bienestar disponibles en el momento del estudio (2015 para Brasil y China; 2016 para Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos). Se identificaron posibles candidatos para encuestas en línea, utilizando un muestreo aleatorio estratificado para garantizar que la muestra sea demográficamente representativa de la población adulta general correspondiente en cada país. 

 

Las calificaciones de dificultad de erección se hicieron en una escala de 1 (nada) a 5 (mucho). Los estratos de severidad de la disfunción eréctil se definieron de la siguiente manera: 2 (leve), 3 (algo), 4 (moderada) y 5 (mucha).

 

La pérdida de productividad laboral y el deterioro de la actividad laboral se evaluaron mediante el Cuestionario de Productividad Laboral y Deterioro de la Actividad de Salud General (WPAI-GH), un instrumento validado de seis ítems que consta de cuatro métricas: ausentismo, presentismo, pérdida general de productividad laboral y el deterioro de la actividad.

 

La calidad de vida se midió utilizando la Encuesta General de Salud de Formato Corto Versión 2, que es un cuestionario de estado de salud genérico multipropósito compuesto por 36 preguntas. 

 

Ahora veamos cuáles fueron los resultados más sobresalientes del estudio:

 

-Entre los encuestados (un total de 52.697 hombres), el 49.7% experimentó algún grado de disfunción eréctil. Los hombres con disfunción eréctil eran mayores en edad en relación con los que no presentaban esta patología y más propensos a ser obesos, al tabaquismo, al consumo de alcohol en exceso y sedentarios. 

 

-En términos generales el ausentismo, el presentismo, la pérdida de productividad laboral general y el deterioro de la actividad fueron dos veces más altos en hombres con disfunción eréctil que en hombres sin disfunción eréctil. 

 

-El aumento de la gravedad de la disfunción eréctil se asoció consistentemente con un mayor deterioro de la actividad y la productividad laboral.

 

-La disfunción eréctil se asoció con una calidad de vida más pobre a nivel mundial, aunque el alcance de esta carga varió sutilmente dentro de cada país. 

 

En conclusión, los resultados del estudio sugieren la necesidad de un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado, considerando que las consecuencias negativas de la disfunción eréctil son preocupantes no solo para los pacientes sino también para los empleadores. Invitamos a quienes toman decisiones en las empresas a ocuparse no solo de la salud general de sus empleados, sino también de la salud sexual considerando su evidente impacto en la calidad de vida y en la productividad laboral. 

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata: Rehabilitación sexual después del tratamiento

La salud sexual en los pacientes oncológicos

La salud sexual en los pacientes oncológicos

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Deje un comentario