Frecuencia y tratamiento del priapismo en pacientes con tratamiento para la disfunción eréctil

Sabemos mucho más de la eyaculación precoz o la disfunción eréctil que del priapismo, sin lugar a dudas. Incluso es posible que usted, si no es profesional de la medicina, jamás haya escuchado este término que, por cierto, tiene su origen en el dios griego de la fertilidad llamado Príapo, caracterizado por un falo enorme y siempre erecto.

 

El priapismo es una patología que se caracteriza por tener una erección continua y con dolor, en ausencia de estimulación sexual. Incluso habiendo logrado eyacular, el pene rígido persiste a veces por varias horas lo que termina siendo desesperante para el paciente. Las consecuencias más temidas del priapismo son la fibrosis del pene, la enfermedad de Peyronie y también la disfunción eréctil.

 

En general las causas son farmacológicas, particularmente por el manejo de las drogas intracavernosas que se aplican precisamente en los cuerpos cavernosos del pene, ya sea con fines de diagnóstico o de terapia.

 

Conocemos varios trabajos que nos aportan información científica en relación con la frecuencia de aparición de esta patología y su respectivo manejo clínico, pero en este caso vamos a hacer referencia a un estudio publicado por los doctores Saffon, Corredor, Sandoval, Martínez y Gallego de Boston Medical Group Colombia. Se publicó en el Journal of Sexual Medicine del 2018 y su título es Frecuencia de priapismo y caracterización de su gestión en pacientes con
tratamiento de disfunción eréctil.

 

El trabajo se realizó a partir de los datos de las historias clínicas de los pacientes de la institución, y su objetivo fue estimar la frecuencia del priapismo y la caracterización de su tratamiento en los pacientes con diagnóstico de disfunción eréctil tratados con inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 o con tratamiento intracavernoso.


La metodología consistió en revisar las historias clínicas de pacientes con diagnóstico de disfunción eréctil tratados con medicación oral o intracavernosa para su enfermedad durante el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año 2016. Se recopilaron los registros clínicos de los pacientes que informaron priapismos, tomando los respectivos datos sobre la incidencia, duración, manejo y evolución del evento, así como los datos sociodemográficos y antecedentes clínicos.

 

Veamos un resumen de los resultados más destacados:


-Durante el año 2016 fueron tratados en las clínicas de Colombia 5620 pacientes por disfunción eréctil, de los cuales 3220 (58%) recibieron tratamiento con inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (medicamentos orales) y 2400 (42%) con medicamentos intracavernosos.

 

-El 0,03% de los pacientes tratados con medicamentos orales y el 2% de los pacientes con medicamentos intracavernosos presentaron priapismo.

 

-La edad media de estos pacientes fue de 48 años.

 

-Entre las comorbilidades se encontró dislipidemia en 10 pacientes (20.4%), diabetes mellitus en 10 (20.4%), hipertensión en 9 (18.3%), enfermedad coronaria en 4 (8.1%), enfermedad de Peyronie en 2 (4%) y cáncer de próstata en 2 (4%).

 

-Un paciente (2%) presentó priapismo secundario a un estudio Doppler color del pene realizado con alprostadil de 10 mg., dos pacientes (4%) durante la evaluación inicial y 46 pacientes (93,8%) durante el tratamiento.

 

-La duración promedio del priapismo fue de 7.9 horas.

 

-El protocolo de acciones locales fue efectivo para tratar el priapismo en 21 pacientes (42,2%), mientras que 27 (55,1%) mejoraron con etilefrina y solo 1 requirió drenaje y lavado de los cuerpos cavernosos del pene. Ninguno requirió manejo quirúrgico y tampoco se informaron casos de fibrosis de los cuerpos cavernosos.

 

-Casi la totalidad de los pacientes (95,9%) tuvieron seguimiento en un tiempo que iba entre los seis meses y un año, de los cuales 4 (8,5%) necesitaron más dosis de medicación para lograr una erección completa, el resto necesitó la misma dosis o menos.


A modo de conclusión, el manejo con medidas locales o con etilefrina es exitoso y seguro para tratar a la mayoría de los pacientes que presentan priapismo asociado con los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 o los tratamientos de medicación intracavernosa.


Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

¿Los problemas sexuales son frecuentes?

¿Los problemas sexuales son frecuentes?

Satisfacción sexual

Hábitos de vida saludables y satisfacción sexual

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antihipertensivos y disfunción sexual

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunciones sexuales

Deje un comentario