¿Necesitas ayuda? Podemos ayudarte Haz click aquí

Falta deseo sexual

Es posible que en algún momento específico de tu vida, hayas presentado falta de deseo sexual, esto es normal que suceda siempre y cuando lo superes sin ningún problema.

También puede ser normal que tu interés no coincida con el de tu pareja, sin embargo, que tu deseo sexual esté ausente o disminuya por un largo periodo de tiempo puede ser motivo de preocupación, tanto para ti como para tu pareja y puede llegar a ser un indicador de que algo está pasando en tu organismo, eso debe tratarse a tiempo para evitar complicaciones.

Conocer un poco más de este tema evitará que las complicaciones aparezcan y que superes la falta de deseo sexual de forma rápida y segura, sin poner en riesgo tu salud y tu vida sexual.

¿Qué es la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual también se conoce como un bajo nivel de interés en tener relaciones sexuales, esto interfiere en tu salud sexual; puede ocasionar tensión en la relación de pareja generando dudas o culpas entre ambos miembros de la pareja.

La falta de deseo sexual es tratada  siempre y cuando se tenga la causa que lo está ocasionando. Esto se realiza de la mano de un grupo de especialistas capacitados para tal fin.

Causas de falta de deseo sexual

La falta de deseo sexual puede ser provocada por un sólo factor, pero con frecuencia está relacionada a múltiples factores los cuales cada uno contribuye a su manera al momento de afectar la libido. Entre estos factores se encuentran:

Testosterona baja: esta hormona es muy importante en la sexualidad masculina, los niveles de testosterona influyen en el deseo sexual por lo que una baja de los mismos puede ocasionar disminución o falta de deseo sexual.

La disminución de los niveles de testosterona forma parte del envejecimiento.

Ingesta de algunos medicamentos: la toma de algunos medicamentos pueden disminuir los niveles de Testosterona y al mismo tiempo ocasionar una disminución o falta del deseo sexual.

  • Inhibidores de la ECA.
  • Bloqueadores beta.
  • Tratamientos para la quimioterapia o radiación para el cáncer.
  • Hormonas utilizadas para tratar el cáncer de próstata.
  • Corticoesteroides.
  • Analgésicos opioides como la morfina o la oxicodona.
  • Antifúngico como el Ketoconazol.
  • Antidepresivos.
  • Anticonvulsivos.
  • Antipsicóticos.
  • Estatinas.
  • Esteroides anabólicos: utilizados por los atletas para aumentar la masa muscular.

Depresión: la depresión afecta diferentes partes de la vida, una vez se hace presente. Las personas con depresión manifiestan una falta total o disminución de interés de las actividades que habitualmente realizaban y resultaban placenteras, entre estas se encuentra la vida sexual.

Los tratamientos antidepresivos, muchos de ellos tienen como efecto secundario una baja de la libido.

Enfermedades crónicas: existen condiciones de salud consideradas crónicas como un dolor, la diabetes, obesidad, enfermedades autoinmunes, enfermedades cardíacas, renales y hepáticas pueden desencadenar la falta de deseo sexual. En estos casos debes hablar con tu pareja para que esté al tanto de la situación por la que estás pasando y entienda que una de estas afecciones pudiera estar produciendo la falta de deseo sexual.

Trastornos del sueño: la privación del sueño se ha asociado con la reducción del deseo sexual y la excitación. El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes, es un factor de riesgo para que se origine la falta de deseo sexual.

Los hombres que presentan apnea del sueño severa tienen niveles disminuidos de testosterona, por lo que se puede presentar una disminución o falta de deseo sexual.

El trabajar por turnos puede afectar el ritmo circadiano de una persona, en este caso el hombre. Los cambios entre el día y la noche pueden interferir en numerosos procesos corporales, en muchos casos afecta las relaciones sexuales por falta de tiempo e inclusive de deseo sexual al momento de tener relaciones con la pareja.

Los trastornos del sueño reducen la intimidad y le restan importancia a una vida sexual satisfactoria.

Envejecimiento: durante la adolescencia, los niveles de testosterona están en su punto más alto a diferencia de la vejez, donde se puede hacer más difícil tener un orgasmo, excitarse o tener una erección porque los niveles de testosterona se encuentran muy disminuidos.

Estrés: si te encuentras ante situaciones de alta presión en tu vida cotidiana, el deseo sexual puede disminuir. Esto se puede deber a que el estrés puede alterar los niveles hormonales, incluso las arterias pueden estrecharse producto del estrés, lo cual hace que disminuya el flujo sanguíneo; más adelante, esto ocasionaría disfunción eréctil.

El estrés tiene un efecto directo sobre los problemas sexuales, tanto en hombres como en mujeres.

Baja autoestima: la poca confianza y la mala imagen corporal pueden afectar tu salud y el bienestar emocional. El simple hecho de no gustarte la imagen que te devuelve el espejo de ti, puede hacer que evite tener relaciones sexuales.

Al mismo tiempo, la baja autoestima puede causar ansiedad sobre el rendimiento sexual y esto a su vez puede provocar problemas de disfunción eréctil y disminución del deseo sexual.

Muy poco o demasiado ejercicio: la práctica diaria del ejercicio de forma excesiva o muy poca puede ocasionar baja o falta de deseo sexual. La actividad física puede disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes tipo 2, estas se encuentran relacionadas con una falta de deseo sexual.

Según los expertos, las rutinas largas de ejercicio por mucho tiempo afectan la salud sexual.

Alcohol: La ingesta excesiva de bebidas alcohólicas durante un largo período de tiempo, puede reducir el deseo sexual.

Consumo de drogas: el consumo de tabaco, marihuana y algunas drogas ilícitas como los opiáceos están relacionados con una disminución de la producción de testosterona, que a su vez genera una disminución en el deseo sexual.

La adicción además de disminuir el deseo sexual, puede afectar la capacidad de funcionar durante el sexo, causando disfunción eréctil en los hombres. Por si fuera poco, sustancias como la heroína, la cocaína e incluso el mismo alcohol afectan el deseo sexual y lo disminuyen a su mínima expresión. Es por esto que la adicción puede llevarte a la pérdida de tu relación de pareja.

Tipos de falta de deseo sexual

Cuando se presenta la falta de deseo sexual, se puede ver que existen diferentes tipos:

  • Primaria: afecta a los hombres que nunca han tenido deseo sexual, no tienen la capacidad de tener fantasías sexuales, esto puede presentarse desde la adolescencia hasta el punto de empeorar en la adultez.
  • Secundaria: en este caso se ha disfrutado de un deseo sexual normal, pero van perdiendo el interés debido a la conducta sexual.
  • Generalizada: el hombre afectado no puede experimentar deseo hacia su pareja ni hacia otras personas y en situaciones especiales.
  • Situacional: el afectado no presenta deseo sexual por su pareja, pero sí hacia otras personas y en situaciones especiales. 

Síntomas de la falta de deseo sexual

La falta de deseo sexual no se presenta de repente, puede aparecer de forma gradual, aunque difícil de definir con precisión

Cuando se presenta la falta de deseo sexual, aparecen excusas para evitar tener relaciones sexuales con su pareja, esto es un síntoma de que tienes falta de deseo sexual. Es así como aparecen las excusas al momento de ir a dormir para no hacerlo al mismo momento que su pareja como por ejemplo: ver una serie en la televisión, terminar de hacer un trabajo urgente, limpiar la cocina antes de dormir.

Estas excusas a la larga pueden afectar tu vida de pareja y ocasionar una ruptura en la relación para evitar esta situación, la comunicación entre la pareja es fundamental para evitar llegar a esta situación.

Tratamiento de la falta de deseo sexual

Afortunadamente, son muchos los especialistas con los que se cuentan al momento de iniciar el tratamiento de la falta de deseo sexual, ya que es multidisciplinario. Este equipo se podría encontrar compuesto por medicina interna, psicología, psiquiatría, sexología y urología.

El tratamiento de este problema inicia con acudir con un sexólogo, urólogo o cualquier otro especialista. Con ellos se descartará cualquier enfermedad o condición médica que pueda estar generando la falta de deseo sexual.

La causa que esté generando la falta de deseo sexual determinará el tratamiento a indicar, entre estos se encuentran:

Elegir un estilo de vida saludable, esto incluye mejorar la dieta, hacer ejercicio diariamente, dormir lo suficiente, disminuir el consumo de alcohol y hacer lo propio con el estrés.

Cuando es una causa fisiológica lo que está generando la falta del deseo sexual, será el médico el encargado de hacer el diagnóstico de la afección e indicar el tratamiento para mejorar o curar la causa desencadenante de la falta de deseo sexual.

Revisar los medicamentos que está tomando para ver si pueden ser los causantes de la falta de deseo sexual. De ser así, el médico será el indicado para ajustar la dosis o cambiar la medicina por otra que no produzca dicho efecto.

Terapia de reemplazo de testosterona: la testosterona es la hormona sexual masculina, es la encargada de mantener el deseo sexual e interviene en el funcionalismo sexual del hombre. Por esta razón, se recomienda el tratamiento con esta hormona para mantener sus niveles normales y mantener el deseo sexual.

Terapia Sexológica: en el caso de que la libido baja se deba a problemas psicológicos incluso depresión o ansiedad, el médico recomendará iniciar terapia psicológica. En muchos casos, la falta del deseo sexual puede deberse a problemas en la pareja, aunque no necesariamente tiene que estar involucrada la sexualidad.

Puede resultar muy útil hablar de estos problemas con un terapeuta, esto lo puedes hacer solo o asistiendo con tu pareja a una terapia.

El tratamiento integral es el ideal para tener a mano todos los recursos involucrados en restituir la relación sexual. Se debe partir de un diagnóstico personalizado donde se atienda la sintomatología que presentas con el mínimo riesgo de que padezcas efectos secundarios.

¿Se puede prevenir la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual no se puede prevenir, esto es simplemente una condición que nunca se sabe cuando se va a presentar, las causas que fueron mencionadas anteriormente influencian la aparición de esta condición, quizá, llevar un control pueda facilitar la situación.

Si padeces de falta de deseo sexual, comunícaselo a tu pareja y acude con un especialista, en equipo lograrás revertir esta situación.

Test gratuito online: la mejor opción para saber si tienes disfunción eréctil

La disfunción eréctil es una de las condiciones de más frecuente aparición en cualquier hombre. Esta puede surgir por diferentes causas. Al experimentar los primeros síntomas, lo primero que debes hacer es realizarte el test gratuito y online, este te ofrecerá resultados rápidos y efectivos. 

¡Hasta pronto!  

 

Artículo avalado por Héctor Corredor, Médico Cirujano especialista en Urología con Maestría en Sexología Clínica, Director médico internacional en Boston Medical Group.

 

¿Quieres saber si tu vida sexual es satisfactoria?

Descubrelo con el siguiente test.

¡Conoce la respuesta en 2 minutos y resuelve tus dudas!

¿Necesitas ayuda?

Somos pioneros en ofrecer tratamientos para mejorar la salud sexual del hombre.

¡Resuelve tus dudas contactándote con nosotros totalmente gratis!

¡Da el paso más importante: el de tener una vida sexual plena!

Comparte esta información:
SALUD MASCULINA

¿Sabías que puedes conocer, ahora, si padeces alguna patología sexual masculina?

Realiza nuestro test y descubre la respuesta