Uno de los temas de mayor interés para hombres y mujeres en relación con su sexualidad, es el de las posturas o posiciones sexuales. Y de alguna manera subyace la creencia de que una de las virtudes más destacadas de un buen amante es precisamente el dominio de las habilidades coitales: posturas y movimientos excitantes, control de los tiempos y conocimiento de variantes casi acrobáticas.

 

Más allá de que también hay bastantes creencias falsas sobre esta cuestión, pensamos que es interesante resumir las preguntas más frecuentes al respecto y, por supuesto, responderlas. 

 

¿Es verdad que existen cientos de posturas sexuales, o solo es un mito?

 

Si bien las variantes son casi innumerables cuando usamos la imaginación y variamos el ángulo de los cuerpos, la ubicación de manos y piernas o utilizamos recursos como cojines, sillas o mesas, podríamos resumir las posturas sexuales -en parejas de hombre y mujer- en cuatro grupos: el hombre encima, la mujer encima, de costado y el hombre por detrás de la mujer. 

 

Cada postura tiene variantes, incluso ventajas y desventajas que analizaremos más adelante, pero la mayoría de las formas en las que nos posicionamos en el sexo están dentro de esta clasificación. 

 

¿Qué tanto influye la postura sexual para que la mujer alcance el orgasmo?

  

A pesar de lo que muchos hombres creen, más allá de que pueda producir mucho placer y excitación no es la penetración vaginal el mejor mecanismo para que la mayoría de las mujeres lleguen al orgasmo. Al ser el clítoris -en particular el glande- la zona erógena con mayor sensibilidad, su estimulación directa es esencial para aproximadamente la mitad de las mujeres, y ese tipo de estímulo no se produce habitualmente en los roces coitales. 

 

Dicho lo anterior, si bien existen algunas posturas, movimientos o estímulos complementarios para que la mujer alcance el orgasmo, es muy importante desarrollar habilidades eróticas relacionadas con el estímulo del clítoris como las caricias, el sexo oral o la incorporación de juguetes sexuales. Por lo tanto si ampliamos el concepto de lo que es el buen amante, sería mucho más amplio que el solo hecho de dominar varias posturas sexuales, ritmos y tiempos. El erotismo es un arte más que una maratón.   

 

¿Qué es el orgasmo asistido y qué postura facilita esta técnica?

 

El orgasmo asistido femenino consiste en la estimulación del clítoris mientras se practica el coito. Ese estímulo se puede producir con caricias (con las propias manos, las de la pareja o ambas) y también con un vibrador, preferentemente pequeño y de fácil manejo. Considerando las características del orgasmo de la mujer, especialmente la predominancia del clítoris como órgano disparador del mismo, se trata de una técnica que es muy importante aprender y perfeccionar.

 

Las posturas coitales más adecuadas para esta maniobra son: la mujer sentada encima del hombre, quien puede estar sentado en una silla o recostado boca arriba. En este caso lo más práctico es que ella utilice sus propias manos. Y también resultan cómodas las posturas laterales, que permiten el estímulo manual de cualquiera de las partes de manera cómoda y efectiva. Es interesante incorporar un pequeño vibrador ya que facilita y potencia el estímulo sexual, consiguiendo orgasmos más intensos y rápidos.

 

¿Qué posición facilita el control eyaculatorio del hombre?

 

Siempre hay preferencias o experiencias personales, pero en general es la superior femenina o de Andrómeda. Salvo el caso en el que los movimientos de la pareja sean muy excitantes, en general en esta postura el hombre siente menor presión de la vagina sobre su pene, y además su cuerpo está relajado -algo que facilita el control de la eyaculación-. 

 

Otra variante es la postura lateral, es decir de costado, que plantea básicamente dos opciones: estar frente a la pareja, o de espaldas detrás de ella (esta variante es la que conocemos como cucharita). Ambas pueden ser excitantes visualmente, pero no permiten un movimiento tan vigoroso como otras posiciones lo que favorece el control. 

 

Finalmente, tenemos la postura del misionero conocida como la clásica, con el hombre ubicado encima. En general conduce a una carrera hacia el orgasmo, pero a algunos hombres les permite un manejo casi milimétrico de los movimientos y eso puede ser clave a la hora del dominio de los tiempos del sexo.

 

¿Y qué posición sería en cambio la más complicada para el control?

 

En general es la que se denomina el perrito, una postura realmente salvaje y primitiva. Es tan excitante para el hombre promedio -tanto desde el punto de vista visual como de sensaciones genitales- que en general se la realiza cuando ya llegó el momento del clímax. Incluso es la que más recomendamos para aquellos hombres con dificultades para eyacular, particularmente con una variante: la pareja se acuesta boca abajo, él la penetra vaginalmente y ella luego cierra las piernas, provocando una presión sumamente excitante sobre el pene.

 

¿Qué postura recomendaría para mantener una buena rigidez del pene?

 

En este punto entramos en una zona mucho más subjetiva de preferencias, experiencias y técnicas sexuales. Por ejemplo si el hombre tiende a excitarse con los senos de la pareja, tenerla a ella encima puede ser un estímulo excelente y casi infalible. Mientras que para otros esa misma postura genera un efecto inhibidor al producir menos sensaciones genitales que otras, o porque implica para él un menor control de los movimientos coitales. 

 

Por lo tanto lo recomendable es que cada hombre se pregunte: ¿Qué estímulo sexual me produce más excitación psicológica y visual? ¿Qué tipo de movimiento, roce o posición mejora mi capacidad eréctil? Y entonces conociendo el mapa erótico particular será más sencillo encontrar la posición indicada.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata: Rehabilitación sexual después del tratamiento

La salud sexual en los pacientes oncológicos

La salud sexual en los pacientes oncológicos

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Deje un comentario