¿Necesitas ayuda? Podemos ayudarte Haz click aquí

Anatomía del pene: ¿qué tanto conoces a tu mejor amigo?

¿Qué tanto sabemos de las partes del pene? Conocer su funcionamiento es necesario para mantenerlo con buena salud. En la anatomía del pene está el secreto para entender y tratar las disfunciones sexuales masculinas como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o la curvatura peneana. ¡Quédate leyendo que hoy aprenderás mucho sobre la anatomía del pene!

El pene

El pene es el órgano urinario y sexual (copulador) que forma parte del aparato genital masculino. Cariños aparte, comprender su fisiología es importante no sólo por cultura general, sino porque ese apéndice tan familiar y extraño al mismo tiempo, puede ser el indicador de nuestro estado de salud en general. Él puede avisarnos si hay un problema en el corazón -en el más extenso sentido del concepto-, en el sistema circulatorio, en la tiroides o hasta en el cerebro.

Del pene y sus partes depende la continuidad de la vida, la perpetuidad de la especie y muchas veces, nuestra autoestima, el equilibrio emocional, la relación de pareja o el bienestar en todos los aspectos de nuestro día a día. Así de importante es la sexualidad y su buen funcionamiento. 

¿Cómo es la anatomía del pene?

La anatomía del pene incluye partes que no sabemos que existen pero que tienen una función muy específica. Si el más pequeño de esos componentes falla, el ciclo de respuesta sexual en el hombre se interrumpe y se desata una reacción en cadena que puede ir desde la impotencia sexual hasta un infarto, un accidente cerebrovascular, una depresión profunda o una ruptura amorosa.

Quizá la primera imagen que nos viene a la cabeza cuando pensamos en   anatomía masculina es “El hombre de Vitruvio”, de Leonardo da Vinci (1452-1519). El Hombre de Vitruvio o “Estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano” es ese famoso esquema que hemos visto en todos lados, donde aparece la figura de un hombre desnudo en dos posiciones de brazos y piernas superpuestas, enmarcadas por un círculo y un cuadrado. Este dibujo realizado por da Vinci en 1490, fue trazado a partir de los textos de Vitruvio, arquitecto de la Roma antigua, y de los estudios que el propio Leonardo realizaba en cadáveres. Actualmente se encuentra en la Galería de la Academia de Venecia celosamente guardado para su conservación, sin exhibirse al público.

La perfección en las proporciones planteadas en esta obra no es el tema de este artículo, basten apenas un par de detalles para darnos una idea del nivel de precisión de los estudios de Leonardo, de la maravilla arquitectónica y absoluta belleza que es el cuerpo humano: según los apuntes de Leonardo, el comienzo de los genitales marca la mitad exacta del cuerpo del hombre. Debajo de la rodilla y hasta donde nacen los genitales, es la cuarta parte de la estatura total de una persona. El inicio de la rodilla hasta el inicio de la pelvis (el hueso de la cadera), es la medida del torso. Así de exactas son las mediciones matemáticas y la simetría del cuerpo. Este descubrimiento se considera uno de los logros más importantes del Renacimiento y a la fecha, sigue siendo la referencia para artistas plásticos, médicos, diseñadores de imagen personal e ingenieros industriales.

Estudiar la anatomía del pene, ha permitido a los científicos y estudiosos de la medicina en general, encontrar tratamientos cada vez más efectivos y sofisticados para todos los padecimientos relacionados con la salud sexual masculina; desde su detonación en el cerebro, pasando por la médula espinal, las venas, arterias y tejidos, hasta cada una de las partes del pene, todo lo que interviene en el proceso de una relación sexual.

Anatomía del pene y función de cada una de sus partes

Como ya dijimos, el pene es el órgano donde convergen tanto el sistema reproductor masculino como el aparato urinario. Tiene la capacidad de ser eréctil, es decir, de modificar su extensión y dureza para poder realizar el coito. Esto ocurre gracias a los cuerpos cavernosos que se llenan de sangre y lo mantienen erecto hasta que el proceso de excitación, concluye. Expliquemos más a detalle.

El pene consta de 14 partes, cada una cumple una función específica para mantener relaciones sexuales y excretar la orina. Empecemos a explicarlos de afuera hacia adentro.

Partes externas del pene

PENE O CUERPO DEL PENE. La definición médica indica que es “el conjunto externo del órgano reproductor y del urinario, que va desde la base del pubis hasta la parte final del miembro o hasta el comienzo del glande (punta del pene)”. El pene alberga los cuerpos cavernosos, el cuerpo esponjoso, parte de la uretra, venas, arterias y millones de terminaciones nerviosas, responsables de la sensibilidad y de conducir los impulsos eléctricos (órdenes) que llegan desde el cerebro. 

GLANDE. Es la punta o parte final del pene. Cuando se produce la excitación, el glande se hincha y se convierte en la zona más abultada y sensible del pene para facilitar la penetración. Es literalmente como la punta de una flecha -probablemente inspirada en esta parte de la anatomía sexual masculina-. Por la parte baja se une al prepucio por medio de un pliegue de piel (frenillo), que se encarga de retraer y estirar el prepucio. 

PREPUCIO. Es la capa de piel que envuelve el glande y que se contrae cuando el pene está en erección, como una especie de capucha. Un dato curioso es que tal vez haya muchos hombres que no identifican físicamente el prepucio, ya sea por haber sido circuncidados al nacer (extirpación quirúrgica de la piel que cubre la punta del pene) o porque nunca vieron a otro varón no circuncidado.  En algunos hombres, el orificio prepucial es demasiado pequeño y dificulta la salida del glande, presionándolo y causando un dolor agudo. Eso se conoce como fimosis. O bien, cuando el prepucio se queda por detrás del glande, también estrangulándolo con dolor, se llama parafimosis. La cirugía o circuncisión es la solución más recomendable. 

TESTÍCULOS. Son las dos glándulas ovaladas ubicadas debajo del pene, dentro del escroto. Ahí se producen los espermatozoides y la hormona testosterona. Los espermas se mezclarán con el fluido seminal, formando el semen que se expulsa en la eyaculación. 

ESCROTO. Es una bolsa de piel que cuelga de la base del pene y aloja los testículos; los mantiene a la temperatura adecuada para no afectar a los espermatozoides. Habrás notado que cuando hace frío, el escroto acerca los testículos al cuerpo y cuando hace calor, los aleja. Esto es por la acción de un músculo llamado CREMÁSTER. El escroto es una de las partes del pene más sensibles, ya sea a la estimulación o a los traumatismos bruscos. 

Partes internas del pene

CUERPOS CAVERNOSOS. Son dos estructuras tubulares que se llenan de sangre cuando se produce una erección; digamos el equivalente a las varillas en una torre. Son las que producen la firmeza durante la excitación. La erección llega a su máxima rigidez en el instante previo al orgasmo (y durante éste). Si el flujo de sangre no llega con suficiente cantidad o fuerza a los cuerpos cavernosos, la erección simplemente no se produce, eso es lo que conocemos como disfunción eréctil. Una característica muy importante de los cuerpos cavernosos, es su tejido elástico. Cuando este tejido se daña, ya sea por un traumatismo o alguna anomalía congénita, los cuerpos cavernosos pierden elasticidad, dando lugar a una curvatura que puede ser leve -que no impide las relaciones sexuales- o muy pronunciada, lo que imposibilita el coito. Esto se conoce como curvatura peneana o enfermedad de Peyronie. La forma de tratarla es con terapia de ondas de choque y vitamina E que ayudan a regenerar el tejido.

CUERPO ESPONJOSO. Esta parte de la anatomía del pene es otra estructura que se localiza en la parte inferior del miembro. Su función es impedir la comprensión de la uretra (conducto por el que se expulsan los diferentes fluidos durante la eyaculación y la micción). Su tamaño aumenta durante la erección.

URETRA. Como ya dijimos, se trata del conducto por el que se expulsan la orina y el semen. La salida es una especie de boquilla ancha en la punta del pene. La uretra es muy delicada, ya que puede ser el canal de entrada de infecciones por bacterias, hongos y otras enfermedades de transmisión sexual. Cuando este conducto se obstruye por cálculos renales, imposibilita la salida de los fluidos (estenosis), produciendo un gran dolor e infecciones en el riñón o la vejiga. 

VEJIGA. Es un músculo en forma de bolsa que almacena la orina. Ese músculo debe tener el tono suficiente para poder expulsar la orina a través de la uretra. Si la vejiga se daña o debilita, ocurre lo que conocemos como incontinencia urinaria, es decir, la orina sale involuntariamente de forma parcial o total. También ocurre por cirugías de próstata o cáncer de vejiga.

PRÓSTATA. Hemos oído hablar mucho de ella, pero pocos saben exactamente dónde se ubica: se encuentra pegada a la vejiga o debajo de ésta. Es uno de los órganos clave para la fecundación, siendo el sitio de almacenaje del semen y el que lo expulsa con fuerza durante el orgasmo. También es la encargada de cerrar la vejiga para que la orina no se mezcle con el semen durante la eyaculación.

EPIDÍDIMOS. Menos populares que la próstata, pero igual de importantes. Son dos canales angostos (uno en cada testículo) que transportan los espermatozoides  a los conductos deferentes.

CONDUCTOS DEFERENTES. Como su nombre lo indica, son conductos hechos de tejido muscular por los que  viajan los espermatozoides desde el epidídimo hasta la uretra, mezclándose con otros fluidos para dar lugar al semen completo. Estos son los conductos que se anudan o se cortan en la vasectomía, el único método infalible para evitar la procreación.

GLÁNDULAS DE COWPER. También llamadas GLÁNDULAS BULBOURETRALES, producen el fluido que comúnmente conocemos como “líquido preeyaculatorio” y prepara a la uretra para la eyaculación. Este líquido no es otra cosa que un lubricante, que reduce la fricción para que el semen circule con mayor facilidad. Se ubican debajo de la próstata y están conectadas a la uretra. 

VESÍCULA SEMINAL. Este pequeño órgano produce el 60 % del líquido espermático. Se ubica sobre la próstata, donde se deposita el líquido antes de la eyaculación. ¿Por qué decimos líquido? Porque hasta que no pasa por la próstata y los conductos deferentes, es sólo un fluido mucoso compuesto de diversos nutrientes: fructosa, prostaglandinas y fibrinógenos, entre otros. 

 ¿Cuál es el órgano sexual más importante?

Ahora que sabes algo más sobre la anatomía del pene, vayamos un poco más arriba: al cerebro. Se dice que el cerebro es el órgano sexual más importante, y de alguna manera así es, ya que es ahí donde empieza todo.

En los años 60 se realizaron una serie de estudios cuyo objetivo era medir las reacciones del cerebro ante los estímulos sexuales. A una parte de los individuos que participaron en el experimento, se les mostraron videos de contenido erótico, a otros, videos neutrales. Como resultado se obtuvieron imágenes de las zonas que se activan en el cerebro mientras la persona está sexualmente excitada. Esto permitió determinar cuáles son las “regiones de activación sexual” en el cerebro: el tálamo, hipotálamo, giro hipotalámico, amígdala, ínsula y septum, entre otras.

Ya en el siglo XXI, tomografías realizadas con resonancia magnética confirmaron lo anterior. Las imágenes eróticas activan las regiones límbicas y paralímbicas, motivadoras del deseo sexual, así como las zonas parietales, moduladoras de las emociones. Al igual que la anatomía del pene, ésta también es una parte fundamental del proceso de excitación y cópula.

Consideraciones finales

Cada hombre es diferente, no hay dos penes que sean iguales. Más grandes o más pequeños, de todos los colores y sabores, con prepucio o sin prepucio, rectos o curvos, peludos o lampiños. Para todos los gustos hay. La anatomía del pene es democrática: todos tenemos las mismas partes del órgano reproductor masculino y respondemos a los mismos procesos: excitación, meseta, orgasmo y relajación.

Es importante que cada uno conozca a “su mejor amigo” desde todos los ángulos, ya que es así como podrá detectar cualquier anomalía y prevenir problemas como la disfunción eréctil, la eyaculación precoz o la enfermedad de Peyronie. Si se presenta algo fuera de lo normal, acude con un experto en salud sexual masculina.

¡Esperamos que este artículo te haya resultado de utilidad, nos reencontramos en la próxima entrada, hasta pronto!

Artículo validado por Juan Manuel Martinez Preciado, Médico Cirujano con Maestría en Sexología clínica, integrante del grupo de dirección médica internacional Boston Medical Group.

¿Quieres saber si tu vida sexual es satisfactoria?

Descubrelo con el siguiente test.

¡Conoce la respuesta en 2 minutos y resuelve tus dudas!

¿Necesitas ayuda?

Somos pioneros en ofrecer tratamientos para mejorar la salud sexual del hombre.

¡Resuelve tus dudas contactándote con nosotros totalmente gratis!

¡Da el paso más importante: el de tener una vida sexual plena!

Comparte esta información:
SALUD MASCULINA

¿Sabías que puedes conocer, ahora, si padeces alguna patología sexual masculina?

Realiza nuestro test y descubre la respuesta