Disfunción eréctil: alternativas a las medicaciones orales

Como vimos en otros artículos, las medicaciones orales constituyen la primera línea de tratamiento para la disfunción eréctil. Pero muchas veces los fármacos no permiten alcanzar el resultado esperado, el paciente tiene contraindicados estos tratamientos o se presentan efectos secundarios que no tolera. ¿Qué otras opciones de manejo tenemos en esos casos?

Definitivamente para la disfunción eréctil tenemos alternativas para ofrecer, y permitirles a nuestros pacientes alcanzar la satisfacción sexual deseada siempre como parte de una intervención racional y planificada.

Para ofrecerles un panorama completo, acudimos nuevamente a la Guía en disfunción eréctil, eyaculación prematura, curvatura de pene y priapismo de la Asociación Europea de Urología del año 2017.

Si el paciente tuvo buena tolerancia al fármaco oral pero un efecto menor al deseado, es posible hacer algunas combinaciones. Por ejemplo según algunos estudios recientes, la combinación de testosterona inyectable de acción prolongada y tadalafil 5 mg. una vez al día produjo una mejora significativa en la función eréctil, incluso después del cese del tratamiento. También es posible hacer combinaciones entre los mismos medicamentos orales, por ejemplo tadalafil diario reforzado con sildenafil antes de las relaciones sexuales.

Pero veamos ahora un resumen de las opciones de segunda y tercera línea más utilizadas en medicina sexual.

Dispositivos de vacío

Los dispositivos de erección por vacío permiten la ingurgitación (llenado de sangre) de los cuerpos cavernosos del pene, y luego se coloca un anillo constrictor en la base para retener la sangre. Los datos publicados indican que la eficacia, en términos de erecciones satisfactorias para el coito, es del 90%, y las tasas de satisfacción de los pacientes y sus parejas oscilan entre el 27% y el 94%. Los eventos adversos más comunes incluyen dolor, incapacidad para eyacular, moretones y entumecimiento, que ocurren en un promedio del 30% de los pacientes. Se pueden evitar eventos adversos graves si los pacientes retiran el anillo de constricción dentro de los treinta minutos posteriores a la relación sexual. Los dispositivos de erección por vacío pueden ser el tratamiento de elección en pacientes ancianos con relaciones sexuales poco frecuentes, y en comorbilidades que requieren de un tratamiento no invasivo y sin fármacos.

Terapia de ondas de choque

En varios artículos abordamos este tipo de terapia, dados sus beneficios comprobados y los mínimos efectos secundarios. Los estudios sugieren que la terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad podría mejorar significativamente el puntaje del Índice Internacional de la Función Eréctil (IIEF) y la satisfacción sexual de los pacientes.

Inyecciones intracavernosas

Los pacientes que no responden a los fármacos orales pueden recibir inyecciones intracavernosas. La tasa de éxito es alta, con un promedio del 85%. La administración intracavernosa de fármacos vasoactivos fue el primer tratamiento médico para la disfunción eréctil, introducido hace más de veinte años.

El alprostadil (Caverject) fue el primer y único fármaco aprobado para el tratamiento intracavernoso de disfunción eréctil. La erección aparece después de cinco a quince minutos y dura normalmente unos cuarenta y cinco minutos, según la dosis inyectada. Se requiere de un programa de entrenamiento de oficina para que el paciente aprenda el proceso de inyección correcto.

Las complicaciones del alprostadil intracavernoso incluyen dolor en el pene, erecciones prolongadas, priapismo y fibrosis. Las razones por las cuales algunos pacientes interrumpieron el tratamiento incluyeron el deseo de una modalidad de terapia permanente (29%), la falta de una pareja adecuada (26%), la mala respuesta (23%), el miedo a las agujas (23%), el miedo a complicaciones (22%) y la falta de espontaneidad (21%).

También se pueden combinar varios fármacos vasodilatadores, en particular para aliviar los efectos secundarios mediante el uso de dosis más bajas de cada uno. El régimen de combinación triple de papaverina, fentolamina y alprostadil tiene las mayores tasas de eficacia, alcanzando el 92%.

A pesar de las altas tasas de eficacia, del 5 al 10% de los pacientes no responden a las inyecciones intracavernosas combinadas. La combinación de sildenafil con la inyección intracavernosa del régimen de triple combinación puede salvar hasta al 31% de estos pacientes.

Tratamientos intrauretrales

Se ha aprobado una formulación específica de alprostadil aplicado dentro de la uretra como tratamiento para la disfunción eréctil, y se conoce comercialmente como MUSE. Las tasas de eficacia son significativamente más bajas que las inyecciones intracavernosas, y está indicada en pacientes que prefieren un tratamiento menos invasivo, resignando la efectividad.

El alprostadil tópico es otra forma de administrar este fármaco. Es una crema que también se aplica a través del meato uretral. Los datos clínicos son limitados.

Prótesis de pene

La implantación quirúrgica de una prótesis de pene puede considerarse en pacientes que no responden a la farmacoterapia o que prefieren una solución permanente a su problema. Las dos clases actualmente disponibles de implantes de pene incluyen dispositivos inflables (de dos y tres piezas) y maleables. La mayoría de los pacientes prefieren los dispositivos inflables de tres piezas debido a las erecciones más naturales obtenidas. Las prótesis maleables dan como resultado un pene firme, que puede colocarse manualmente en un estado erecto o flácido. La implantación de la prótesis de pene tiene una de las tasas de satisfacción más altas: 92 al 100% en los pacientes y 91 al 95% en las parejas.

Las dos principales complicaciones de la implantación de la prótesis de pene son la falla mecánica y la infección.

En resumen, la disfunción eréctil es quizás el problema sexual en el cual tenemos un mayor abanico de alternativas terapéuticas, no solo desde el punto de vista médico sino también desde la psicoterapia. Eso nos permite manejar opciones más invasivas cuando las de primera línea no logran una eficacia razonable. El médico, el terapeuta sexual, el paciente y su pareja decidirán qué opción es la más indicada para su caso particular.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

tratamiento para la disfunción eréctil

Novedades en fármacos orales para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Terapia para la disfunción eréctil

Terapia de ondas de choque de baja intensidad, para la disfunción eréctil

tratamiento para la disfunción eréctil

Tratamiento para la disfunción eréctil con botox

Deje un comentario