¿Cómo influye la prostatectomía en la salud sexual de los hombres?

El cáncer de próstata es el segundo cáncer diagnosticado con mayor frecuencia en los hombres, y la quinta causa principal de muertes relacionadas con el cáncer en general en la población masculina. En el año 2012, aproximadamente 1.1 millones de hombres en todo el mundo fueron diagnosticados con cáncer de próstata. Esta condición es más prevalente en los hombres mayores, ya que hasta el 25% de todos los casos diagnosticados ocurren en hombres de más de 75 años.

 

Una vez realizado el diagnóstico de cáncer de próstata existen muchas opciones de tratamiento: manejo conservador, cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia. Para los hombres con enfermedad localizada limitada a la próstata, la prostatectomía radical se considera el tratamiento estándar y se ha demostrado que tiene excelentes tasas de curación a largo plazo. En la actualidad, hay tres opciones quirúrgicas disponibles: retropúbica abierta, laparoscópica o prostatectomía radical laparoscópica asistida por robot. 

 

En las últimas dos décadas ha habido un número creciente de estudios que exploraron la experiencia de la vida después de la prostatectomía utilizando métodos de investigación cualitativos. Estos estudios se centraron en varios focos, por ejemplo necesidades postoperatorias, incontinencia urinaria, disfunción eréctil y acortamiento de la longitud del pene. Sin embargo, es evidente la falta de estudios de revisión que analicen y comparen ampliamente varios estudios cualitativos existentes con respecto a las experiencias de los hombres después de la prostatectomía. 

 

En este punto encontramos un artículo publicado en el International Journal of Nursing Studies del 2017 titulado Las experiencias de los hombres después de la prostatectomía: una meta-síntesis.

 

En este trabajo se realizaron búsquedas en seis bases de datos electrónicas,  utilizando palabras clave combinadas relacionadas con el tema de estudio. Se encontraron quince estudios que cumplieron los criterios de inclusión.

 

A través de la meta-síntesis de los hallazgos de todos los estudios revisados se identificaron cinco temas: enfrentar una situación que cambia la vida, experimentar cambios y su impacto, esforzarse por manejar y adaptarse a los cambios, hacer frente a la masculinidad y anticipando el futuro.

 

Veamos entonces los resultados más destacados.

 

-Los hombres describieron la prostatectomía como un evento que cambió su vida. Después de la cirugía, informaron haber experimentado cambios negativos (por ejemplo, incontinencia urinaria y/o disfunción eréctil) que luego se convirtieron en sus mayores preocupaciones. 

 

-En muchos estudios estos cambios negativos incluyeron falta de información y comprensión sobre las complicaciones, la atención postoperatoria y las estrategias de manejo posteriores a la prostatectomía. En consecuencia, muchos participantes identificaron sentirse mal preparados física y psicológicamente para estos síntomas que consideraban como inesperados.

 

-En todos los estudios incluidos, los hombres experimentaron cambios físicos como incontinencia urinaria, disfunción eréctil, pene acortado, pene flácido, limitación en las actividades, mantenimiento de una sonda urinaria, malestar físico, dolor, irritación, sensación de ardor, fiebre, espasmo vesical, infección, sangrado, erosión o estreñimiento. La incontinencia urinaria y la disfunción sexual fueron los cambios físicos más frecuentemente citados después de la prostatectomía. Muchos estudios también destacaron respuestas psicológicas asociadas como vergüenza, desilusión, ansiedad, frustración o depresión.

 

-Por su parte, algunos hombres informaron que no sentían o no habían experimentado cambios negativos en sus relaciones, o que mantenían una relación íntima buena o incluso mejor con su pareja a pesar de la disfunción sexual.

 

-Varios estudios sugirieron que después de la cirugía muchos hombres se esforzaron por adaptarse, aceptar, renunciar o rendirse a esta situación que les cambió la vida. 

 

-Algunos hombres resaltaron la importancia de la información y el apoyo de los profesionales de la salud, mientras que otros indicaron que necesitaban ese apoyo pero no recibieron la información apropiada.

 

Varios estudios se centraron en la disfunción sexual, que siguió siendo una de las preocupaciones más importantes durante la etapa de recuperación. Para recuperar la potencia sexual los hombres probaron una amplia variedad de estrategias: esperar, mirar, probar, intentar, fallar, abandonar o esperar el regreso de la misma. En muchos casos las percepciones de masculinidad se vieron amenazadas por la disfunción eréctil y se describieron en términos negativos, como experimentar una imagen corporal alterada, sentir una pérdida de identidad masculina, sentirse culpable hacia su pareja o una autoestima deteriorada. 

 

-Un tema común identificado en diferentes estudios es la percepción de los participantes acerca de su futuro posterior a la prostatectomía. Esto incluye preocupaciones sobre la recurrencia o diseminación del cáncer y la posibilidad de muerte. Algunos hombres describieron vivir en un estado de preocupación, incertidumbre, ansiedad, miedo o tristeza sobre el futuro. 

 

En resumen, de los cinco temas que se resaltan en los estudios pensamos que tres áreas merecen especial atención: los cambios físicos, los cambios psicológicos y los impactos sociales que los hombres experimentan después de la prostatectomía.

 

Es prioritario entonces que los proveedores de atención médica sigan mejorando sus conocimientos, habilidades y capacitación para comprender las necesidades de los hombres después de la prostatectomía, escuchando sus experiencias y dando la información correspondiente. De este modo se facilitará la adaptación del paciente y de su entorno (en especial su pareja), la rehabilitación y la mejoría de todos los aspectos mencionados.

 

Se hace necesario además un enfoque multidisciplinario que incluya a profesionales de la psicología, la sexología y la fisioterapia, entre otros. Así se podrán abordar de manera directa, específica y con un resultado eficaz varios de los temas planteados con frecuencia por los pacientes: disfunción eréctil, enriquecimiento erótico, autoimagen, autoestima, manejo de emociones, incertidumbre con respecto al futuro de su salud y problemas de pareja. 

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata: Rehabilitación sexual después del tratamiento

La salud sexual en los pacientes oncológicos

La salud sexual en los pacientes oncológicos

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Deje un comentario