Consecuencias de los problemas sexuales en los hombres.

El deterioro de la función sexual en los hombres incluyendo problemas de la eyaculación precoz, disfunción eréctil, bajo deseo sexual y dolor sexual, es muy común. Considerando que estos problemas provocan baja autoestima, trastornos del estado de ánimo (como la depresión), problemas de pareja y detrimento de la calidad de vida, es importante entender sus causas y desarrollar tratamientos eficaces.


Más allá de la hipótesis de que la función sexual dañada tiene consecuencias profundamente perturbadoras, algunas investigaciones recientes -que utilizan muestras tanto femeninas como masculinas- han sugerido que la función sexual dañada no siempre está ligada a la angustia sexual.

 

De hecho, la asociación entre la función sexual y la sensación de bienestar sexual personal parece bastante variable. Por ejemplo unos investigadores encontraron que los hombres mayores reportaron dificultades eréctiles más graves que los hombres más jóvenes, pero sin embargo también informaron una mayor satisfacción sexual. En definitiva, el placer no siempre está ligado al rendimiento y al funcionamiento sexual.

 

Entonces, aunque está claro que las disfunciones sexuales masculinas son comunes y potencialmente problemáticas, sigue sin estar claro cuándo y por qué la función dañada está fuertemente relacionada con los niveles de sufrimiento subjetivo y de satisfacción sexual. Sería entonces muy útil comprender los procesos a través de los cuales la alteración de la función sexual puede causar angustia y disminuir la satisfacción, para entonces enfocar de manera más personalizada los tratamientos sexológicos integrales.

 

Para profundizar en este tema, acudimos a un artículo publicado en el Journal of Sexual Medicine en el año 2018, titulado ¿Por qué la función sexual deteriorada es angustiosa para los hombres? Consecuencias del deterioro de la función sexual masculina y sus asociaciones con el bienestar sexual.

 

Analizando la relación entre la disfunción sexual y sus consecuencias negativas, los autores plantean que a priori se esperaría que los hombres informen que la función sexual dañada puede resultar en la interrupción del sexo, la disminución del placer físico para sí mismo o para la pareja y unas respuestas emocionales negativas de la pareja. Y precisamente el estudio tuvo como objetivo poner a prueba estas predicciones, al explorar el papel de las consecuencias sexuales del deterioro de la función sexual masculina.

 

Los participantes fueron reclutados a través de publicaciones en línea y anuncios de periódicos en los Estados Unidos de América. Estos fueron los criterios de inclusión: hombres mayores de 18 años, actualmente en una relación heterosexual monógama, ​​sexualmente activos en el último mes y que hayan experimentado una función sexual dañada en el último mes. La muestra final consistió en 166 hombres con una edad promedio de 37 años. Los instrumentos utilizados para medir los resultados fueron la Escala de satisfacción sexual, el Índice internacional de función eréctil y la Medida de consecuencias sexuales.

 

Se midieron tres categorías amplias de consecuencias: la interrupción del sexo y el placer, las respuestas emocionales negativas de la pareja y el deterioro de la función sexual de la pareja.

 

En términos generales, los hallazgos sugieren que las consecuencias sexuales evaluadas son experimentadas comúnmente en la muestra de estudio, producen angustia y pueden explicar al menos en parte por qué la función sexual dañada es angustiosa para los hombres. Se informaron diecisiete consecuencias negativas específicas con al menos una frecuencia moderada, y se calificaron al menos como algo angustiosas.

 

Veamos ahora las conclusiones más puntuales:

 

-Algunas consecuencias pueden ser particularmente angustiantes, por ejemplo que las personas no puedan continuar con la actividad sexual, que el placer físico se reduzca, que la pareja se moleste y que además realice juicios negativos sobre la naturaleza de la relación.

 

-Se encuentra en los hombres con disfunción sexual la tendencia a procesar la información durante la actividad sexual como si fueran espectadores en lugar de participantes, en lugar de centrarse en los estímulos sexuales. Este mecanismo bloquea la función sexual y de hecho la terapia psicosexual apunta a desactivarlo.


-Es notable que los hallazgos actuales sean muy similares a los anteriores resultados de una muestra de mujeres con dificultades sexuales, lo que sugiere que los procesos básicos que mantienen los problemas sexuales pueden ser similares para hombres y mujeres.

 

-Si estas consecuencias explican por qué el deterioro de la función sexual genera estrés, la eliminación de dichas consecuencias reduciría significativamente la angustia relacionada con los problemas sexuales. De hecho, el intento de eliminar estas consecuencias negativas de la función sexual dañada es un componente central de los enfoques de la terapia sexual, como la terapia cognitivo-conductual. De hecho la mayoría de las intervenciones de este modelo de terapia incluyen el entrenamiento básico de comunicación sexual asertiva así como promover la flexibilidad en los guiones sexuales, para de este modo reducir los niveles de ansiedad y la respuesta emocional negativa.

Es importante que los estudios futuros incorporen la evaluación de la experiencia de la pareja del hombre con dificultades sexuales, y cómo esa respuesta se relaciona con la percepción y las reacciones de él.

 

Desde el punto de vista clínico, es muy interesante conocer las consecuencias específicas de la alteración de la respuesta sexual ya que representan posibles causas de mantenimiento de la disfunción sexual masculina y pueden entonces ser el foco de las terapias psicosexuales. Es fundamental entonces incluir la evaluación de estos factores en la entrevista diagnóstica y en el plan de tratamiento.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Sexualidad en la tercera edad

Tercera edad: Tiempo de oportunidades

Los factores del estilo de vida y la eyaculación precoz

Factores del estilo de vida y eyaculación precoz

Diabetes y sexualidad

Tratamientos para la Diabetes y sexualidad

Dificultades sexuales en pacientes cardiacos

Dificultades sexuales en pacientes cardíacos

La obesidad y la disfunción eréctil

Relación entre obesidad y disfunción eréctil

Dieta mediterranea

La dieta mediterránea mejora la función eréctil

Deje un comentario