Sistema Quirúrgico Robótico: una nueva alternativa para la prostatectomía radical (primera parte)

El cáncer de próstata es el segundo tipo de cáncer más común en los hombres canadienses. Surge dentro de la glándula prostática del sistema reproductor masculino, y la mayoría de los cánceres de próstata son asintomáticos y de crecimiento lento. Por lo tanto los síntomas generalmente aparecen si el cáncer de próstata está bastante avanzado localmente y puede incluir un flujo de orina débil o interrumpido y eyaculación dolorosa.

 

El cáncer de próstata generalmente afecta a hombres mayores de sesenta años y la tasa de supervivencia a cinco años es relativamente buena, alrededor del 96%.

 

La prostatectomía radical es una de las opciones de tratamiento disponibles y básicamente es la extirpación de la glándula prostática y los tejidos circundantes. Generalmente se ofrece a pacientes con cáncer de próstata localizado y con una esperanza de vida superior a los diez años. El procedimiento se puede realizar por medio de uno de estos cuatro enfoques quirúrgicos:

 

-Retropúbico abierto: realizado a través de una incisión primaria a través del área púbica.

 

-Perineal abierto: por medio de una incisión primaria en el perineo (un enfoque raramente realizado en comparación con la prostatectomía retropúbica abierta).

 

-Cirugía laparoscópica convencional: este es un enfoque mínimamente invasivo en el que la operación se realiza a través de incisiones en el abdomen, insertando una cámara de video para ayudar al cirujano a ver la próstata.

 

-Cirugía laparoscópica asistida por robot: es similar al enfoque laparoscópico. El cirujano manipula los brazos robóticos de un sistema quirúrgico que se insertan en unos pequeños puntos de incisión.

 

Considerando que este sistema asistido por robot tendría algunas ventajas para el paciente (aunque también desventajas), pensamos que sería interesante conocer en detalle la comparación entre las diferentes alternativas para profundizar más al respecto y tomar las mejores decisiones.

 

Encontramos un extenso e interesante documento del año 2017, titulado 

Sistema quirúrgico robótico para prostatectomía radical: Una evaluación de tecnología de la salud. Fue elaborado en Canadá por Health Quality Ontario, la agencia encargada de asesorar al gobierno y a los proveedores de atención médica sobre la evidencia existente que permite respaldar una atención de alta calidad y monitorear e informar al público sobre la calidad de la atención médica brindada en la región.

 

El objetivo del trabajo fue determinar los beneficios clínicos así como los daños del sistema quirúrgico robótico para la prostatectomía radical en comparación con los métodos quirúrgicos abiertos y laparoscópicos. También se evaluó la relación costo-efectividad de la prostatectomía radical asistida por robot versus abierta en pacientes con cáncer de próstata. 

 

Los investigadores realizaron una búsqueda bibliográfica incluyendo estudios comparativos prospectivos que examinaron la prostatectomía radical asistida por robot versus abierta o laparoscópica para el cáncer de próstata. Los resultados de interés fueron perioperatorios, funcionales y oncológicos. 

 

Como destacábamos antes, el trabajo es vasto y completo y por lo tanto creemos que lo mejor es dividir la información en dos artículos. En este nos enfocaremos en la descripción del sistema quirúrgico robótico, y en el siguiente en los resultados comparativos arrojados por la investigación. 

 

El sistema quirúrgico da Vinci es el único sistema quirúrgico robótico actualmente disponible para uso clínico en Canadá. 

 

Las principales ventajas de este sistema en relación a los otros procedimientos quirúrgicos son la destreza mejorada, su precisión, imágenes tridimensionales y su diseño ergonómico para cirujanos. Una desventaja potencial del sistema robótico es que si bien ayuda al cirujano a manipular con precisión el tejido, solo recibe retroalimentación visual y nada del tacto que sí se experimenta en las prostatectomías radicales abiertas y laparoscópicas.

 

Los objetivos generales de la prostatectomía radical laparoscópica y asistida por robot son mantener los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva y maximizar:

 

-El control del cáncer.

-La continencia urinaria.

-La función eréctil.

 

En comparación con el enfoque retropúbico abierto que se realiza a través de una incisión de 6 a 8 centímetros, la prostatectomía radical asistida por robot implica múltiples incisiones que varían de solo 5 a 12 milímetros de diámetro.

 

Las preferencias del paciente constituyen un aspecto fundamental del proceso de toma de decisiones para el tratamiento del cáncer de próstata. Los pacientes pueden preferir la naturaleza mínimamente invasiva de la prostatectomía radical asistida por robot -en comparación con la prostatectomía radical abierta- por diferentes motivos: menos cicatrices quirúrgicas, una recuperación más rápida y una disminución de los resultados perioperatorios. 

 

Según datos de los Estados Unidos, también se ha demostrado que los pacientes que se someten a una prostatectomía radical asistida por robot pueden tener más probabilidades de arrepentirse de su decisión, posiblemente porque sus expectativas son muy altas. De hecho se encontró que los pacientes sometidos a cirugía asistida por robot tenían mayores expectativas de una estadía hospitalaria más corta, un retorno más temprano a la actividad física y una pronta recuperación de la función eréctil

 

Por otra parte, en un estudio canadiense realizado por Davison se examinó el arrepentimiento de decisión utilizando la Escala de Arrepentimiento de Decisión para medir la angustia y el remordimiento un año después de la cirugía. En contraste con los hallazgos de los Estados Unidos, los autores encontraron que las puntuaciones de arrepentimiento eran bajas para los grupos de pacientes asistidos por robot.

 

En la actualidad en Canadá la prostatectomía asistida por robot se financia públicamente. La elección del método quirúrgico generalmente la determina el cirujano tratante en las instituciones donde está disponible este sistema. En el año 2016 había diez hospitales de Ontario que poseían al menos un sistema quirúrgico da Vinci. Además de Ontario, en ese mismo año solo tres provincias tenían centros hospitalarios con al menos un sistema quirúrgico da Vinci. 

 

Cada año se realizan más de tres mil quinientos procedimientos quirúrgicos asistidos por robot en el país. De estos procedimientos, aproximadamente el 64% fueron cirugías urológicas (y de las mismas más del 80% prostatectomías radicales), siendo las cirugías ginecológicas el segundo tipo de procedimiento más común (un 25%).

 

Según los expertos, la adopción de la cirugía asistida por robot ha sido más lenta en Canadá que en los Estados Unidos, y alrededor del 70% de las prostatectomías radicales aún se realizan con el procedimiento abierto en comparación con menos del 15% en los Estados Unidos. 

 

Comparando con otros países, en el Reino Unido los datos del año 2013 mostraron una proporción uniforme de procedimientos de prostatectomía radical asistida por robot versus no asistida por robot. En Australia en el año 2015 el 58% de las prostatectomías radicales se realizaron con asistencia robótica. Vemos entonces que la prostatectomía radical asistida por robot se está convirtiendo en la principal opción quirúrgica mínimamente invasiva para el cáncer de próstata.

 

Ahora sí, el paso siguiente es comparar -en base a datos científicos- entre los diferentes métodos de prostatectomía radical: asistida por robot, abierta y laparoscópica.  

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

Cáncer de próstata

Cáncer de próstata: Rehabilitación sexual después del tratamiento

La salud sexual en los pacientes oncológicos

La salud sexual en los pacientes oncológicos

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Uso de inyecciones intracavernosas en medicina sexual

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Una nueva alternativa para la disfunción eréctil

Deje un comentario