La testosterona y la hiperplasia prostática benigna

La hiperplasia prostática benigna se define como una hiperproliferación del componente estromal y -en menor medida- del componente epitelial de la próstata, que generalmente se manifiesta como un agrandamiento de la glándula conocido como agrandamiento prostático benigno. Es poco frecuente antes de los 40 años, pero su prevalencia aumenta considerablemente en las décadas posteriores alcanzando del 40% al 50% a la edad 50/60 años, y del 80% al 90% después de los 80 años. 

 

A pesar de que la hiperplasia prostática benigna y los síntomas del tracto urinario inferior son condiciones frecuentes en el envejecimiento, todavía su patogenia es en gran parte desconocida. 

 

Si bien los síntomas del tracto urinario inferior son síntomas típicos de hiperplasia prostática benigna, hay hombres asintomáticos con hiperplasia prostática benigna y, a la inversa, hombres con síntomas del tracto urinario inferior no relacionados con hiperplasia prostática benigna. 

 

Por otro lado, el síndrome metabólico es un grupo de trastornos metabólicos que tienen resistencia a la insulina como mecanismo patógeno común. La evidencia de los estudios epidemiológicos muestra una asociación entre síndrome metabólico y la hiperplasia prostática benigna. 

 

La dependencia androgénica de las primeras fases del desarrollo de la próstata ha dado lugar a la creencia de que una testosterona más alta puede estar involucrada en la aparición de la hiperplasia prostática benigna. Pero sin embargo, las investigaciones recientes indican que no es así, y por eso vamos a dedicar este artículo al tema.

 

Vamos a revisar un trabajo titulado Testosterona e hiperplasia prostática benigna,  publicado en Sexual Medicine Reviews del año 2019. Su objetivo fue explorar los conocimientos disponibles acerca de la patogenia de la hiperplasia prostática benigna, en particular en relación con el papel de la testosterona, y también las posibles conexiones con alteraciones metabólicas.


El método utilizado consistió en una búsqueda exhaustiva en Medline incluyendo las siguientes palabras clave:  testosterona, hiperplasia prostática, prostático, hiperplasia, entre otras. 

 

Estos son los resultados más destacados de la investigación:

 

-La inflamación es un aspecto clave del desarrollo de la hiperplasia prostática benigna. Junto con los agentes infecciosos, la inflamación de la próstata puede ser provocada por estímulos metabólicos como la dislipidemia, un componente importante del síndrome metabólico. Por otro lado, es importante destacar que la testosterona baja y el hiperestrogenismo ocurren con frecuencia en el síndrome metabólico. 

 

-La evidencia acumulada muestra que la testosterona baja y el hiperestrogenismo pueden favorecer la inflamación de la próstata. 

 

-Teniendo en cuenta estos datos en su conjunto, se plantea que la hiperplasia prostática benigna es el resultado de la acción de múltiples factores que refuerzan sus efectos perjudiciales mutuos.


En conclusión, estos resultados son tranquilizadores con respecto al papel de la testosterona en la salud de la próstata, describiéndolo como un amigo en lugar de un enemigo, incluso en hombres con hiperplasia prostática benigna y síntomas del tracto urinario inferior. 

 

Por otro lado, de verificarse estas hipótesis se propone que la hiperplasia prostática benigna puede controlarse o incluso evitarse mediante el control de factores de riesgo modificables muy comunes como la dislipidemia, la obesidad y la resistencia a la insulina. Además, el tratamiento del hipogonadismo que frecuentemente acompaña al síndrome metabólico, no solo no es perjudicial para la próstata sino que también podría ser un recurso terapéutico para aliviar los síntomas urinarios y limitar su proceso inflamatorio.

 

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

 

Artículos relacionados

eyaculación precoz, mitos y verdades

Mitos y verdades sobre la eyaculación precoz

Los factores del estilo de vida y la eyaculación precoz

Factores del estilo de vida y eyaculación precoz

qué es la enfermedad del peyronie

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

Escala del placer sexual

Escala del placer sexual

Deje un comentario