Tratamiento para la disfunción eréctil y riesgo cardiometabólico

Desde la aparición en el mercado de Viagra, primer medicamento oral realmente eficaz para la disfunción eréctil, allá por el año 1998, escuchamos decir que este fármaco provoca problemas cardíacos o incluso la muerte. La misma prensa amarilla de la época destacó algunos casos en el mundo, pero también se demostró que lo que realmente ocurrió fue un manejo irresponsable de la droga y la falta de supervisión médica.

Actualmente las creencias cambiaron, en gran parte gracias a la investigación científica y a la evidencia clínica. La prescripción de los medicamentos orales para la disfunción eréctil más que afectar a la salud cardiovascular, conduce a la detección y al tratamiento de factores de riesgo cardiometabólico previamente no diagnosticados: la hipertensión, la hipercolesterolemia y la diabetes. Aunque los hombres son generalmente reacios a buscar atención médica, están más inclinados a hacerlo cuando se trata de su función sexual y entonces es importante aprovechar esa oportunidad para también prevenir eventos cardiovasculares.

Como ya planteamos en otros artículos, se ha demostrado que la disfunción eréctil  es un marcador de riesgo independiente de enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a una fisiopatología compartida, incluida la disfunción endotelial y del músculo liso. De forma similar, la disfunción eréctil se asocia con factores de riesgo modificables como hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes.

En relación con lo anterior, encontramos en el Journal of Sexual Medicine del 2018 un artículo titulado Medicamentos para la disfunción eréctil y el tratamiento de los factores de riesgo cardiometabólico: un estudio farmacoepidemiológico.

Básicamente se investigó si cuando los hombres recibían una nueva prescripción de fármacos orales para la disfunción eréctil, tenían una mayor tendencia a someterse a pruebas y tratamiento para factores de riesgo cardiometabólico previamente no diagnosticados.

El estudio se basó en la población de residentes de Columbia Británica, Canadá, utilizando sus bases de datos de salud. Primero se identificó una cohorte de pacientes de 40 a 59 años recién recetados con fármacos orales (sildenafil, tadalafil o vardenafil). También se creó un grupo de control.

Los resultados primarios de este estudio fueron los siguientes:

Se identificó a 33.587 hombres de 40 a 59 años a los que se les recetó recientemente alguno de los tres fármacos orales mencionados desde el 1 de enero de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2010. En los hombres de esta franja de edad, hubo un aumento repentino de las prescripciones de fármacos antihipertensivos, estatinas y antidiabéticos en los noventa días posteriores a una nueva prescripción de sildenafil, vardenafil o tadalafil. No se observó un cambio  significativo en el grupo de control.

El análisis más detallado indicó que ese aumento en las prescripciones de estatinas y medicamentos antidiabéticos se debía principalmente a que se había ordenado en ese período una prueba de laboratorio correspondiente como resultado de la consulta médica.

A pesar de este aumento repentino de las prescripciones mencionadas después del tratamiento para la disfunción eréctil y los estudios de laboratorio, siguió una tendencia decreciente en las mismas, es decir una baja adherencia al tratamiento. Esto enfatiza la importancia de que los médicos eduquen a los hombres recién tratados por sus problemas de erección de su mayor riesgo de enfermedad cardiovascular futura, y los motiven a involucrarse y comprometerse con medidas preventivas.

Como conclusión, definitivamente la indicación de fármacos orales para la disfunción eréctil podría proporcionar una puerta de acceso para que los hombres reciban atención preventiva. Es importante que en particular los profesionales de la salud tengan esa claridad para realizar las pruebas y tratamientos correspondientes.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antihipertensivos y disfunción sexual

diabetes y disfunción eréctil

La diabetes y la disfunción eréctil

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Deje un comentario