Cuando pensamos en la sexualidad en la tercera edad, muchas creencias no tan acertadas se nos vienen a la mente.

¿Qué errores conceptuales encontramos acerca del erotismo en esta etapa de la vida? Veamos.

-En la medida en que el sexo satisfactorio es sinónimo de buen rendimiento, no puede haber placer luego de cierta edad en la cual la “potencia” va declinando.

-La expresión del deseo sexual en la tercera edad es inapropiada. Podríamos hablar en este caso del “mito del viejo verde”, que equivale a una persona adulta mayor que gusta del sexo y de hombres o mujeres más jóvenes.

-En la adultez mayor se apaga el deseo, y solo existen necesidades biológicas y afectivas.

-No tiene sentido ocuparse de resolver problemas sexuales, a menos que se trate de personas jóvenes.

El interés por la actividad sexual no disminuye

En sexología nos encontramos con un panorama diferente a lo recién planteado. Por empezar, el interés por la actividad sexual no se termina con la jubilación. Los investigadores Helleger y Mortensen señalan en su trabajo Cambios fisiológicos en la sexualidad en la tercera edad que incluso a los noventa y cinco años alrededor de un 40% de las personas estaban interesadas en el sexo, y alrededor de un 25% mantenían actividad masturbatoria con regularidad.

No podemos negar que con la edad hay cambios físicos en la función sexual. De hecho, diferentes estudios sobre el tema nos brindan información científica al respecto, como por ejemplo este que encontramos: Cambios fisiológicos en la sexualidad en la tercera edad. En el hombre, debido a la declinación en los niveles de testosterona, el pene pierde rigidez, la erección es más dificultosa y requiere de más tiempo y estímulo, la eyaculación se demora más y es menos voluminosa.

Si bien no hay un proceso como la menopausia, que implica el cese de la función reproductiva, hay una disminución de la fertilidad. Los espermatozoides no tienen el mismo número, movimiento y calidad. En la mujer disminuye el deseo, son frecuentes los dolores en el coito y conseguir una adecuada lubricación vaginal es complicado. Por esas mismas molestias y por la atrofia del clítoris, el orgasmo posiblemente se logre con dificultad. Así que por los cambios de uno y otro lado, el estímulo sexual tiende a empobrecerse y ahí es en donde debemos intervenir para reinventar la pasión.

Sexualidad en la tercera edad ¿Persiste la motivación?

Cuando se tuvo una sexualidad satisfactoria, la motivación sexual persiste y quienes nos consultan consideran que el placer sexual es parte fundamental en su calidad de vida. Por eso, siempre digo que la sexualidad del presente, incluso en los adultos mayores, depende de la historia sexual que hayan tenido.

Los cambios físicos requieren de un asesoramiento profesional, ya que muchas veces esas alteraciones en la respuesta sexual obedecen a enfermedades médicas, medicaciones o a los mismos cambios corporales naturales. Es fundamental plantear en la consulta especializada las inquietudes sobre la sexualidad, ya que contamos con recursos que pueden ser de gran ayuda: tratamiento de las enfermedades, testosterona de reemplazo, medicaciones orales o inyectables para disfunción eréctil, terapia psicológica, entre otras.

Por otro lado, con la experiencia aprendemos a balancear cantidad con calidad en nuestros encuentros sexuales. El disfrute más calmado y pormenorizado del festival de los sentidos al servicio del placer, sin afanes, con más tiempo y privacidad, es uno de los encantos que como valor agregado tiene la sexualidad en esta etapa de la vida. Por eso, más que una limitación, tenemos una gran oportunidad para redescubrir nuestro erotismo.

Recuerden: el final de la vida sexual no está condicionado por el documento de identidad. Cada persona decide si su sexualidad tiene realmente un desenlace o si, en cambio, se va transformando de acuerdo a las necesidades, las posibilidades y las alternativas que nuestra mente va construyendo.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

El apego en la pareja

El apego en la pareja y la satisfacción sexual

Orgasmo en las mujeres

Las dificultades del orgasmo en las mujeres

Tratamiento de la deficiencia de testosterona

Diagnóstico y tratamiento de la deficiencia de testosterona

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Deje un comentario