La investigación en medicina sexual no se detiene, y aparecen tratamientos prometedores para diferentes trastornos, en particular la disfunción eréctil. En otro artículo de este blog nos referimos a la terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad como un tratamiento novedoso que en ciertos pacientes es un complemento que aumenta la eficacia de la intervención. Y como para ampliar la información, encontramos un artículo publicado en el Journal of Sexual Medicine en el 2017 titulado Activación in situ de células progenitoras del pene con terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad.

Las células progenitoras, o células madre como se las conoce en nuestro medio, existen dentro del tejido del pene. Se ha planteado la hipótesis de que la estimulación de ondas acústicas por terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad activaría las células madre locales dentro del pene, produciendo efectos regenerativos.

La terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad se ha utilizado con éxito desde 2010 para el tratamiento de la disfunción eréctil, reportándose mejoras en el Índice Internacional de la Función Eréctil y en la puntuación de la rigidez de la erección. Los resultados de estudios con ratas han indicado que la terapia con ondas de choque libera factores de crecimiento, lo que a su vez desencadena la revascularización del tejido con posterior mejora del suministro de sangre y promoviendo además la regeneración nerviosa.

En este estudio se hace referencia a una investigación con ratas macho a quienes se les aplicaron las ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad.
En las ratas jóvenes, aumentaron significativamente las células madre dentro de los tejidos eréctiles del pene en un tiempo de cuarenta y ocho horas a una semana. Este hallazgo sugiere fuertemente que las células madre del pene pueden ser “activadas” por niveles apropiados de ondas de choque. La diferencia entre las ratas de mediana edad y las ratas jóvenes también fue significativa: el tratamiento activó menos células madre del pene en animales de mediana edad en comparación con los animales jóvenes.

En el estudio, el nivel de activación de las células madre peneanas varía con la cantidad de energía aplicada. El tratamiento de baja energía activó más células madre del pene en comparación con el de muy baja energía.

En resumen, la activación de las células progenitoras del pene por terapia de ondas de choque extracorpóreas de baja intensidad podría tener efectos beneficiosos en el tratamiento de la disfunción eréctil, representando una alternativa no invasiva a la terapia con células madre exógenas. Es necesario realizar más estudios que definan mejor los protocolos a aplicar, y distinguir cuáles serían los pacientes indicados para este tipo de terapia.


Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

la enfermedad de Peyronie

Tratamiento de la enfermedad de Peyronie

tratamiento para la disfunción eréctil

Tratamiento para la disfunción eréctil con botox

Deje un comentario