Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

La disfunción eréctil afecta a ciento cincuenta millones de hombres en el mundo, y la posibilidad de padecerla aumenta con la edad, también dependiendo del estado de salud psicofísica general y de la calidad de vida de cada persona.

La hipercolesterolemia es una de las causas médicas de disfunción eréctil, de hecho uno de los estudios básicos que se piden al paciente que consulta por este problema –independientemente de su edad- es el de colesterol bueno y malo. Cuando sus niveles están alterados, es frecuente que se afecte la circulación sanguínea al bloquear las arterias o reducir su diámetro.

Una de las primeras indicaciones del médico tratante es la de practicar actividad física regular y realizar una dieta, pero no siempre esto es suficiente. A veces es necesario tomar medicamentos –las estatinas– que permitan aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. Pero ahí es en donde entra a jugar el interrogante objeto de este artículo: ¿las estatinas afectan de manera positiva o negativa al paciente con una disfunción eréctil crónica?

Tomamos como referencia un estudio del Journal of Sexual Medicine publicado en el año 2014, cuyo título es El efecto de las estatinas en la disfunción eréctil: una revisión sistemática y meta-análisis. En el mismo se realiza una revisión sistemática de la literatura científica sobre este tema de particular interés en medicina sexual, llegando a interesantes conclusiones.

En total se analizaron ciento setenta y nueve artículos, de los cuales seis cumplieron los criterios de rigor científico para ser tenidos en cuenta de acuerdo a los objetivos de los investigadores. Esas publicaciones abarcaron a 462 pacientes, incluyendo tres estudios que compararon estatinas con placebo en un período de tres a seis meses, y otros tres que compararon estatinas con sildenafil (Viagra) versus placebo con sildenafil durante tres meses. La función eréctil se midió con el instrumento más utilizado para estos fines, el Índice Internacional de la Función Eréctil (IIEF-5).

Los resultados de los estudios, planteados en el artículo, son uniformes. En la comparación de las estatinas con el placebo no se presentan diferencias significativas en la calidad de las erecciones de los pacientes sujetos de investigación. Pero sí se encontró una mejoría notable en los hombres que utilizaron estatinas más sildenafil, en comparación con los que recibieron estatinas con placebo.

Así es como por un lado el sildenafil estimula las erecciones por sus efectos en los cuerpos cavernosos del pene, y por el otro las estatinas favorecen la función endotelial y por lo tanto la rehabilitación de la función eréctil.

Este resultado indica que cuando los pacientes con disfunción eréctil tienen diagnóstico de hipercolesterolemia, el tratamiento de primera elección es combinar las estatinas con el sildenafil u otros inhibidores de la fosfodiesterasa 5, sin descuidar por supuesto la alimentación y la actividad física que mencionamos con anterioridad.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Disfunción eréctil y pareja

Disfunción eréctil, percepción de la pareja

La obesidad y la disfunción eréctil

Relación entre obesidad y disfunción eréctil

Disfunción eréctil y calidad de vida

¿Cómo establecer el impacto psicológico de la disfunción eréctil en su calidad de vida?

diabetes y disfunción eréctil

La diabetes y la disfunción eréctil

Deje un comentario