Tratamiento de la enfermedad de Peyronie

La enfermedad de Peyronie es una de las causas más comunes de incurvación del pene, y consiste en la formación de una placa de fibrosis que puede producir además erecciones dolorosas, acortamiento del pene y disfunción eréctil. En algunos casos la curvatura del pene durante la erección no solo provoca dolor, sino que es tan pronunciada que la penetración es imposible. Esta enfermedad es más común en los hombres mayores de 40 años, pero pueden darse casos en personas más jóvenes.

Un estudio realizado con 97 pacientes, publicado en el 2006 en el Journal of Endourology, indica que la evolución de la enfermedad de Peyronie es muy variable: un 14% de los casos se resolvieron espontáneamente, un 40% siguió progresando y el restante 46% no cambió.

Diferentes terapias, más o menos invasivas, se plantearon para esta enfermedad. Dentro de las diferentes alternativas, uno de los tratamientos científicos más novedosos es la terapia con ondas de choque, utilizada por primera vez en el año 1996. Es recomendada por ser bien tolerada y no invasiva, pero es importante evaluar su eficacia y conocer su impacto en los diferentes síntomas de la enfermedad.    

Precisamente por eso tomamos como referencia un artículo publicado en el journal European Urology titulado Un primer estudio prospectivo, aleatorizado, doble ciego, ensayo clínico controlado con placebo que evalúa la terapia de ondas de choque extracorpórea para el tratamiento de la Enfermedad de Peyronie. El mismo tiene como objetivo investigar los efectos de la terapia de ondas de choque extracorpórea para el tratamiento de la enfermedad de Peyronie, y describe los resultados de un estudio doble ciego realizado con 100 pacientes con antecedentes de esta condición médica y que no recibieron tratamientos previos. Los parámetros evaluados en los dos grupos fueron función eréctil, dolor en la erección, tamaño de la placa y calidad de vida. Las pruebas se administraron al inicio del tratamiento, a las 12 y a las 24 semanas.

El estudio consistió en la aplicación de cuatro sesiones semanales de terapia de ondas de choque, mientras que en el grupo de placebo se utilizaba un dispositivo sin funcionamiento. La función eréctil se evaluó con la versión corta del Índice Internacional de la Función Eréctil (IIEF), el dolor en la erección con una escala visual analógica (EVA), el tamaño de la placa se midió en centímetros cuadrados,  la curvatura del pene en grados y la calidad de vida con un Cuestionario de Calidad de Vida (QoL) de cinco preguntas.

 

Las principales conclusiones de esta interesante investigación son las siguientes:

  • No se observaron complicaciones ni efectos colaterales en los pacientes que recibieron el tratamiento con ondas de choque.
  • El grupo de pacientes que recibió terapia de ondas de choque mejoró de manera significativamente en lo referente a la reducción del dolor y en la calidad de las erecciones. El efecto analgésico inmediato de esta terapia es un alivio muy importante para el paciente, ya que lógicamente el dolor es un inhibidor de la respuesta sexual.
  • También con esta terapia se redujo el tamaño de la placa y el grado de la curvatura del pene, mientras que en el grupo de control ambos tuvieron una evolución negativa.
  • El score en la escala de calidad de vida fue superior en el grupo que recibió tratamiento, en relación con el placebo.
  • La mejoría reportada con el tratamiento influye de manera positiva a nivel mental, reduciendo la ansiedad por el rendimiento sexual que es una de las causas psicológicas más importantes de disfunción eréctil.

Debido a las características de seguridad y buena tolerancia de la terapia de ondas de choque y a su eficacia demostrada, podemos plantear que es una buena decisión utilizar este tratamiento en un primer nivel de intervención para la enfermedad de Peyronie. No solo alivia los síntomas que mencionábamos antes, sino que permite en muchos casos evitar el progreso de la enfermedad y llegar a soluciones más invasivas como por ejemplo una intervención quirúrgica.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Disfunción eréctil y pareja

Disfunción eréctil, percepción de la pareja

Disfunción eréctil y calidad de vida

¿Cómo establecer el impacto psicológico de la disfunción eréctil en su calidad de vida?

diabetes y disfunción eréctil

La diabetes y la disfunción eréctil

Sexualidad en la tercera edad

Tercera edad: Tiempo de oportunidades

Deje un comentario