La dieta mediterránea mejora la función eréctil

Tanto se ha escrito acerca de los afrodisíacos, por ejemplo los frutos de mar, como estimulantes del deseo y de la potencia sexual. Los sexólogos siempre hemos tenido una postura moderada al respecto, y atribuimos los eventuales resultados al efecto placebo, es decir a la creencia que una persona tiene en que va a lograr un determinado efecto, en este caso consumiendo un alimento.

Siempre recomendamos una dieta equilibrada, evitar los excesos de grasas y azúcares, y adaptarla al estilo de vida propio así como a la contextura corporal y a eventuales problemas de salud.

Ahora, el tema se pone más interesante aún cuando se demuestra por medio de estudios científicos que cierto tipos de dieta podrían ayudar a mejorar la función sexual, particularmente la función eréctil en el hombre. Así es como encontramos un estudio publicado en el 2017 en el Central European Journal of Urology, cuyo título es Dieta mediterránea y función eréctil: perspectiva actual.

En el mismo se analiza el papel de la dieta mediterránea en la función sexual y particularmente en la disfunción eréctil, según las últimas evidencias científicas.

Se realizó un relevamiento de los documentos publicados desde el 2010 hasta la actualidad.

La disfunción eréctil se define como la incapacidad persistente o recurrente para lograr y mantener una erección o rigidez del pene suficiente como para permitir una actividad sexual satisfactoria, durante un período de al menos tres meses. Las causas pueden ser endócrinas, neurológicas o psicológicas. Sin embargo, el origen más común es vascular, relacionado con la reducción del suministro de sangre del pene. Se ha demostrado que una dieta mediterránea influye en los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares como el síndrome metabólico, la hipertensión, la obesidad y la resistencia a la insulina.

En el estudio se identificaron cuatro ensayos clínicos sobre la asociación entre la dieta mediterránea y sus componentes con disfunción eréctil, mostrando su influencia positiva en la función sexual en los hombres. En particular, una dieta mediterránea con alto uso de aceite de oliva virgen, verduras, frutas, ingesta moderada de vino, granos enteros, nueces, fibras y pescado se asoció con menor riesgo y gravedad de la disfunción eréctil, principalmente en la diabetes mellitus tipo 2. Recientemente, el ensayo MEDITA (Mediterranean diet y type 2 diabetes) mostró que la dieta mediterránea en pacientes diabéticos retrasa el deterioro de la actividad sexual.

Los beneficios de la dieta mediterránea sobre la función eréctil podrían estar relacionados con un metabolismo mejorado de los lípidos y la glucosa, aumento de las defensas antioxidantes y un aumento de los niveles de arginina que podrían elevar la actividad del óxido nítrico (clave en el mecanismo de vasodilatación) y mejorar así la función eréctil.

Por otra parte, el reciente estudio sobre prevención primaria de enfermedad cardiovascular PREDIMED (Prevención con dieta mediterránea), mostró que la dieta mediterránea particularmente suplementada con aceite de oliva extra virgen, aumentó la capacidad antioxidante del plasma y aumentaba la biodisponibilidad de óxido nítrico. Los tomates, un componente clave de la dieta mediterránea, son ricos en vitamina C, carotenoides y polifenoles que también contribuyen a prevenir la disfunción vascular en la disfunción eréctil.

En resumen, el fomento de un estilo de vida saludable, incluyendo la dieta mediterránea, podría ser una interesante recomendación para prevenir la disfunción eréctil y preservar la función sexual en los hombres.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

pérdida de peso y salud sexual

Pérdida de peso y salud sexual

Satisfacción sexual

Hábitos de vida saludables y satisfacción sexual

La obesidad y la disfunción eréctil

Relación entre obesidad y disfunción eréctil

Diabetes y sexualidad

Tratamientos para la diabetes y sexualidad

Deje un comentario