La diabetes y la disfunción eréctil

Diabetes y disfunción eréctil son dos de los conceptos más asociados en la salud sexual masculina. Incluso en nuestros consultorios es frecuente la situación en la cual los pacientes asisten preocupados por su rendimiento sexual, y con los estudios que se realizan por protocolo encontramos que la causa principal es precisamente esta enfermedad.

Los estudios científicos sostienen que en promedio entre el 40 y el 50% de los hombres diabéticos, a cualquier edad, tienen algún grado de disfunción eréctil. Realmente es una cifra alarmante, incluso algunas investigaciones refieren cifras aún más altas.

Estudios y conceptos sobre diabetes y disfunción eréctil

En el artículo Características clínicas y prevalencia de disfunción eréctil en pacientes con diabetes mellitus 2, se describe el trabajo realizado en el Hospital Nacional Arzobispo Loayza de Lima, dirigido por los doctores Hurtado, Cornejo, Arismendiz y Pamo. Los expertos aplicaron el Índice Internacional de la Función Eréctil, que es quizás el test más utilizado para medir el grado de disfunción eréctil, a cien hombres con un promedio de 53 años de edad. En el 86% de los casos se encontró algún grado de disfunción eréctil, un 44% de ellos entre moderada y severa.

La diabetes no afecta al deseo o al orgasmo, pero sí a la fase de excitación, que en el hombre se refleja en la respuesta de erección. Esto se debe a que la diabetes mellitus afecta a los mecanismos neurológicos que intervienen en la misma, y además daña el tejido eréctil y las arterias de los cuerpos cavernosos del pene. El hombre tiene menores sensaciones, el flujo sanguíneo se ve alterado y así, progresivamente, la función eréctil se va perjudicando. También se van instalando mecanismos psicológicos de autocontrol, preocupaciones crecientes y pensamientos negativos que terminan por bloquear las erecciones.

¿Esta condición es una generalidad?

Por supuesto que no todos los casos de diabetes son iguales, en particular es muy importante saber cuál es su evolución. A mayor tiempo de enfermedad, aumenta el grado de disfunción eréctil. Y por supuesto que cuando la diabetes no está tratada o el paciente no es persistente con el tratamiento y los controles, la posibilidad de que se afecte su respuesta sexual aumenta. Por eso es tan oportuno hacer un chequeo periódico de salud, y si es necesario seguir un plan de tratamiento médico que evite las consecuencias negativas de la diabetes en la salud sexual.

Dado el caso de que en el hombre adulto se diagnostique esta enfermedad, además del tratamiento específico indicado por el médico es importante pensar en un tratamiento preventivo o eventualmente curativo de la disfunción eréctil. Desde la sexología médica contamos con terapias orales, intracavernosas, psicológicas y ondas de choque que tienen un excelente resultado.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

tratamiento para la disfunción eréctil

Tratamiento para la disfunción eréctil con botox

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Disfunción eréctil y calidad de vida

¿Cómo establecer el impacto psicológico de la disfunción eréctil en su calidad de vida?

Disfunción eréctil y pareja

Disfunción eréctil, percepción de la pareja

Deje un comentario