Hormonas, neurotransmisores y respuesta sexual masculina.

La sexualidad masculina depende, desde el punto de vista biológico, del buen funcionamiento de diferentes órganos, sistemas, aparatos y moléculas. Las hormonas y los neurotransmisores son, precisamente, dos clases distintas de moléculas que tienen un rol clave en la respuesta sexual masculina, tanto en lo referente al deseo sexual, la excitación y la erección.

 

Las hormonas generalmente se segregan desde las glándulas endocrinas y se liberan en el torrente sanguíneo, mientras que los neurotransmisores se generan en las neuronas y actúan dentro de la hendidura sináptica (que comunica a unas neuronas con otras). Sin embargo, algunas moléculas actúan a menudo como un neurotransmisor o como una hormona. Cualquier interferencia con la comunicación endocrina de célula a célula debido al excesivo (híper) o bajo (hipo) flujo, da como resultado condiciones patológicas incluyendo las disfunciones sexuales.

 

Dada la importancia de este tema, tanto para el diagnóstico como para el tratamiento de las alteraciones de la respuesta sexual masculina, creemos pertinente presentar un artículo publicado en el Journal of Sexual Medicine en el 2016, titulado Control endocrinológico del deseo sexual y la excitación/erección de los hombres. El mismo presenta un resumen del control endocrino principal del deseo sexual de los hombres, la excitación y la erección, según lo discutido por los autores en su presentación en la Cuarta Consulta Internacional de Medicina Sexual (Madrid, España, junio de 2015).

 

Este estudio tiene como objetivo proporcionar las recomendaciones centradas en la fisiopatología de las disfunciones sexuales masculinas, específicamente en los aspectos endocrinos.

 

Estas son precisamente las principales recomendaciones que se mencionan en el artículo:

 

Relacionadas con el deseo sexual masculino

 

-La testosterona contribuye significativamente a la regulación del deseo sexual masculino, y el tratamiento con testosterona puede mejorar la libido en hombres con hipogonadismo.


-La evaluación de la testosterona es muy recomendable en todos los hombres que se quejan de disminución del deseo sexual.


-La dihidrotestosterona y los estrógenos juegan un papel menor en la regulación del deseo sexual masculino. Por lo tanto no se recomiendan las evaluaciones de dihidrotestosterona y estradiol en hombres que se quejan de disminución del deseo sexual.


-Las hormonas suprarrenales no están involucradas en la regulación del deseo sexual masculino.

-La prolactina juega un papel importante en la regulación del deseo sexual masculino, actuando a través de vías directas e indirectas. Entonces, los niveles de prolactina deben evaluarse en todos los hombres que se quejan de una disminución del deseo sexual. Además, existe evidencia de que el tratamiento de la hiperprolactinemia restaura el deseo sexual.


-La contribución de las hormonas tiroideas en la regulación del deseo sexual masculino es contradictoria, por lo tanto la evaluación de estas hormonas no se recomienda en hombres que se quejan de disminución del deseo sexual.

 

Relacionadas con la función eréctil masculina


-La disminución de los niveles circulantes de testosterona se asocia con una disminución de la función eréctil. El tratamiento con testosterona en hombres hipogonadales se asocia con mejoras significativas en las mediciones autorreportadas de la función eréctil. En consecuencia, las evaluaciones basales y longitudinales de testosterona se recomiendan en hombres con disfunción eréctil.

 

-La dihidrotestosterona ejerce efectos cualitativamente similares a la testosterona en la función eréctil, aunque se ha estudiado menos profundamente. Por lo tanto el tratamiento con dihidrotestosterona y sus análogos no puede recomendarse como una alternativa al tratamiento con testosterona para mejorar la función eréctil  en hombres hipogonadales.

 

-La medición de estrógenos no se indica en la evaluación de la función eréctil.


-El glucocorticoide y el mineralocorticoide en la insuficiencia suprarrenal podrían desempeñar un papel en la restauración de la función eréctil.

 

-La prolactina no juega un papel directo en la regulación de la función eréctil masculina. Sin embargo, el tratamiento de la hiperprolactinemia podría tener efectos indirectos positivos sobre la excitación y la erección.


-Se carece de datos concluyentes sobre el posible papel terapéutico de la oxitocina en las disfunciones sexuales masculinas.


-Los modelos animales indican que el sistema de melanocortina está involucrado en la regulación de la función eréctil actuando a nivel central.

 

-El hipertiroidismo se asocia significativamente con un mayor riesgo de disfunción eréctil. Por lo tanto, la función sexual debe evaluarse en todos los hombres con hipertiroidismo, y el tratamiento del hipertiroidismo mejora la disfunción eréctil.

 

-La asociación entre hipotiroidismo y deterioro de la función eréctil es contradictoria.

 

En conclusión, varias hormonas regulan o incluso estimulan el comportamiento sexual masculino, incluyendo el deseo y la excitación. Aunque los estudios epidemiológicos y de intervención corroboran el papel crucial de la testosterona como inductora del deseo sexual y la erección, los resultados de otras hormonas son menos claros y evidentes. Como vimos en las recomendaciones, además del hipogonadismo otros trastornos endocrinos se asocian con disfunciones sexuales. Sin embargo, aparte de la hiperprolactinemia, no se recomienda su investigación en hombres que buscan atención médica para la disfunción sexual debido a la falta actual de evidencia.

 

Queda pendiente estudiar más profundamente la relación entre las hormonas, los neurotransmisores y la eyaculación masculina, incluyendo sus disfunciones.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

disfunción eréctil y terapia psicológica

La combinación de terapia psicológica y medicaciones orales en el tratamiento de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Epidemiología de la disfunción eréctil

Antidepresivos y disfunción eréctil

Antihipertensivos y disfunción sexual

diabetes y disfunción eréctil

La diabetes y la disfunción eréctil

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Deje un comentario