Eyaculación precoz: no todos los casos son iguales

La eyaculación precoz es uno de los temas recurrentes en este espacio de divulgación científica, no solo por ser de gran interés para nuestros pacientes sino también por los mitos que existen al respecto. Tanto en el conocimiento de sentido común como en el ámbito profesional encontramos gran cantidad de creencias falsas acerca de las causas, tipos y tratamientos de este problema. Incluso se tiende a pensar que los pacientes con eyaculación precoz llegan al clímax inmediatamente, casi como un automatismo al rozar o penetrar la vagina. Pero de hecho tenemos clasificaciones que diferencian unos perfiles de otros, lo que nos permite entonces plantear un tratamiento a la medida de cada caso.

En este punto retomamos uno de nuestros textos de referencia: Guías en disfunción eréctil, eyaculación precoz, curvatura de pene y priapismo de la Asociación Europea de Urología (EAU), del 2017. Allí se busca establecer un consenso en torno a diferentes cuestiones relacionadas con la eyaculación precoz.

Definición

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, cuarta versión revisada (DSM-IV-TR), se define a la eyaculación precoz como: “Eyaculación persistente o recurrente con estimulación sexual mínima antes, en, o poco después de la penetración y antes de que la persona lo desee”. En este punto se realza el componente de la expectativa particular: el momento en el que el hombre y su pareja desean llegar a la eyaculación.

Por su parte, la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM) ha adoptado una definición completamente nueva, basada en la evidencia. La eyaculación precoz (de por vida y adquirida) es una disfunción sexual masculina caracterizada por lo siguiente:

 

-Eyaculación que siempre o casi siempre ocurre antes o dentro de aproximadamente un minuto de la penetración vaginal. En otros casos se experimenta una reducción molesta en el tiempo de latencia, aproximadamente tres minutos o menos.

 

-La incapacidad de retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales.
-Consecuencias personales negativas, como angustia, molestia, frustración y evasión de la intimidad sexual.

 

A diferencia del DSM, esta clasificación toma como referencia unos tiempos objetivos.

 

Tipos de eyaculación precoz

 

Por otro lado, la eyaculación precoz puede ser:

 

-De toda la vida, cuando la persona tiene este problema desde el inicio de la actividad sexual.

 

-Adquirida, es el caso del hombre que tuvo un período de actividad sexual con un control de los tiempos satisfactorio, y por diferentes razones comenzó a tener este problema más adelante.

Se han propuesto además otros dos síndromes de eyaculación precoz:

-La “variable” que se caracteriza por episodios de eyaculación precoz irregulares, que implican una variación en el rendimiento sexual. Por lo tanto el hombre y su pareja están satisfechos con sus relaciones sexuales en algunos eventos, pero en otros les ocurre lo contrario.
-La “subjetiva” que se caracteriza por una percepción subjetiva de eyaculación rápida, pero el tiempo de latencia de la eyaculación está en el rango normal o incluso puede durar más que el promedio. No debe considerarse como un síntoma o manifestación de una verdadera patología médica.

 

Prevalencia

 

El principal problema para evaluar la prevalencia de la eyaculación precoz es la falta de una definición validada en el momento en el que se realizaron las encuestas. La tasa de prevalencia más alta hasta el momento es del 31% (hombres entre 18 y 59 años) y se encontró en la Encuesta Nacional de Salud y Vida Social de los Estados Unidos de América. Sin embargo, es poco probable que la prevalencia sea tan alta considerando el número relativamente bajo de hombres que se presentan a la consulta para el tratamiento de la eyaculación precoz.

 

Etiología

 

Se han establecido varias causas de eyaculación precoz, tanto desde el punto de vista biológico como psicológico: ansiedad generalizada, hipersensibilidad peneana, ansiedad de rendimiento, predisposición genética, mal estado general de salud y obesidad, inflamación de la próstata, trastornos de la hormona tiroidea, diabetes, problemas emocionales y estrés, malos hábitos masturbatorios, experiencias sexuales traumáticas, prostatitis crónica, entre otros.
Más adelante, en otros artículos, abordaremos más específicamente los diferentes tratamientos para la eyaculación precoz. La buena noticia es que realizando un buen diagnóstico, contamos con muy buenas herramientas para resolver este problema.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

la enfermedad de Peyronie

Tratamiento de la enfermedad de Peyronie

Terapia para la disfunción eréctil

Terapia de ondas de choque de baja intensidad, para la disfunción eréctil

Terapia de ondas de choque y disfunción eréctil

Efectividad de la terapia de ondas de choque y disfunción eréctil

estudios sobre la terapia de ondas de choque y la disfunción eréctil

Estudios sobre la terapia de ondas de choque y la disfunción eréctil

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

Satisfacción sexual

Hábitos de vida saludables y satisfacción sexual

Deje un comentario