Erección débil durante la masturbación puede indicar riesgo cardiovascular

Cuando se presentan problemas de erección débil en hombres jóvenes, la tendencia es a pensar en que su origen es cien por ciento psicológico. Tal es así que encontramos muchos estudios acerca de las causas y el tratamiento de la disfunción eréctil en hombres adultos y adultos mayores, pero muy pocos en la población masculina joven.

Sin embargo, más allá de que la disfunción eréctil aumenta con la edad, así como los problemas de salud que constituyen sus factores de riesgo, no debemos dejar de investigar los factores físicos que la provocan en los hombres jóvenes. De hecho, los sexólogos estamos cada vez más convencidos de que en todos los problemas y disfunciones sexuales las causas no son solo psicológicas ni solo médicas, y que siempre aparecen involucrados todos los componentes del ser humano.

Por ejemplo, ¿qué ocurre en aquellos hombres jóvenes que, sin tener relaciones sexuales, presentan una erección débil por masturbación? Quizás pensemos, en primera instancia, que se trata de un problema de ansiedad, de falta de deseo o de concentración. Pero una investigación realizada en Shanghái entre los años 2009 y 2012, y publicada en el Journal of Sexual Medicine en el 2014, concluye que podría tratarse de una evidencia de riesgo cardiovascular temprano que los profesionales de la salud debemos tener en cuenta.

 

Este trabajo se realizó con hombres cuya edad oscilaba entre los 18 y los 40 años. Algunos de ellos (78) tenían erección débil por masturbación y no tenían relaciones sexuales. El otro grupo sí tenía actividad coital. De estos hombres, 179 se diagnosticaron con disfunción eréctil, y 43 no presentaban este problema. La evaluación de los tres grupos fue exhaustiva incluyendo exámenes clínicos, bioquímicos, historia sexual, Índice Internacional de la Función Eréctil y monitoreo de la tumescencia peneana nocturna, entre otros.

 

La conclusión es que en estos hombres jóvenes con dificultades en la masturbación, se presentan de manera significativa –a veces en mayor proporción que en el grupo con disfunción eréctil– ciertos factores de riesgo cardiovascular: disfunción vascular, trastorno glucometabólico temprano y tumescencia peneana nocturna anormal.

Entonces no solo la disfunción eréctil sino también la erección masturbatoria débil debe ser considerada como un factor de riesgo cardiovascular temprano en hombres jóvenes.

Este estudio, así como otros citados en el mismo, sugieren la importancia de la evaluación cardiovascular en hombres jóvenes, y con más razón si presentan dificultades en su función eréctil, ya sea en la actividad coital o masturbatoria.

El desafío para el futuro es realizar estudios similares en diferentes países y con un número mayor de pacientes, y sensibilizar tanto a los hombres como a los médicos de las estrategias de evaluación y de prevención a llevar a cabo en la práctica clínica cotidiana.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Disfunción eréctil y pareja

Disfunción eréctil, percepción de la pareja

La obesidad y la disfunción eréctil

Relación entre obesidad y disfunción eréctil

Sexualidad en la tercera edad

Tercera edad: Tiempo de oportunidades

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Los efectos de las estatinas en la disfunción eréctil

Deje un comentario