El apego en la pareja y la satisfacción sexual

El reconocido psicólogo británico Jhon Bowlby fue el creador de la célebre teoría del apego, la que varias décadas después sigue siendo referente tanto en investigación como en psicoterapia.

El apego se refiere al vínculo afectivo que se establece entre las personas, y de acuerdo a sus características genera diferentes conductas. Se ha estudiado en mamíferos, en la relación madre-hijo y por supuesto en las parejas.

De acuerdo con la teoría de Bowlby, existen diferentes tipos de apego:

  • Apego seguro: se trata de una relación de tranquilidad y confianza, en la cual sentimos que podemos refugiarnos y que sabemos que va a perdurar en el tiempo.
  • Apego ansioso resistente o ambivalente: la persona está insegura respecto de la sensibilidad del otro a responder a sus necesidades, ya que se ha encontrado con respuestas contradictorias. La sensación es de inestabilidad, y si bien no existe un abandono total encontramos la resistencia al contacto físico y emocional. Aquí aparece lo que se llama ansiedad por el abandono, que es ni más ni menos que el temor permanente a perder al otro, generando una gran inseguridad. Las personas con este tipo de apego están siempre pendientes de agradar al otro, para “asegurarse” su proximidad física y emocional.
  • Apego ansioso evitativo: ante el permanente rechazo del otro, la ansiedad domina la escena mental y se genera un comportamiento de evitación en los vínculos. Lo que se observa es una conducta independiente, pero no una independencia saludable sino basada en el abandono. El apego ansioso evitativo, a diferencia del ambivalente, no da lugar a conductas orientadas a “capturar” al otro, sino todo lo contrario. La distancia física y emocional es máxima.

¿Cómo juega entonces el apego en las relaciones de pareja y en la satisfacción sexual?

Diferentes textos científicos desarrollan esta cuestión, y observamos entonces que las personas con apego ansioso resistente tienden a mantener relaciones sexuales para complacer al otro y tener su aprobación, incluso sin una motivación o deseo propio. En cambio los hombres y mujeres con apego ansioso evitativo tratan de mantenerse alejadas del contacto físico por lo que el sexo es más que nada una búsqueda de descarga biológica, poco relacionada con el amor. En síntesis, el apego ansioso afecta negativamente a la satisfacción sexual.

Vamos a presentar un interesante artículo que nos da más luz sobre este tema. Publicado en el Journal of Sexual Medicine en el 2017, su título es Considerando el apego y las percepciones de la pareja para la predicción de la satisfacción sexual física y emocional. Está basado en dos estudios que evidencian cómo el tipo de apego predice la satisfacción sexual física y emocional. Por otro lado, también muestran cómo la percepción que tiene la pareja de la satisfacción sexual condiciona la propia percepción de satisfacción sexual.

En el primer estudio realizado con 52 estudiantes universitarios, se les administró el Cuestionario de experiencias en relación estrecha, de 36 ítems, que evalúa la ansiedad de apego. También se evaluó su satisfacción emocional y física (en preguntas separadas) después de sus más recientes relaciones sexuales.

En el segundo estudio realizado con 144 estudiantes, el diseño fue similar al anterior, con la diferencia de que se evaluó la percepción del estudiante sobre la satisfacción sexual de su pareja.

Estas son las conclusiones más relevantes de los dos estudios:

  • Los individuos con apego ansioso evitativo muestran una baja satisfacción sexual física y emocional. Además, ante la percepción de satisfacción sexual emocional –más que la física- de la pareja tienden a sentirse más ansiosos aún, y a incrementar su conducta evitativa. De alguna manera la posibilidad de mayor cercanía emocional dispara los temores y se refuerza la distancia.
  • Las personas con apego ansioso resistente condicionan su satisfacción sexual a la percepción de satisfacción sexual de su pareja. Si perciben que su pareja está sexualmente satisfecha, entonces ellos o ellas tendrán un mayor nivel de satisfacción sexual. Y viceversa. Su dependencia emocional se traslada –como es de esperar- a la esfera sexual.

Es interesante entonces utilizar este marco teórico en terapia sexual, considerando el tipo de apego de cada paciente y cómo se relaciona su satisfacción sexual con lo que percibe en su pareja. La investigación nos seguirá aportando más datos relevantes en el futuro próximo.


Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.

Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

Satisfacción sexual y calidad de vida

Satisfacción sexual y calidad de vida: una relación estrecha

¿Los problemas sexuales son frecuentes?

¿Los problemas sexuales son frecuentes?

Satisfacción sexual

Hábitos de vida saludables y satisfacción sexual

Disfunción eréctil y pareja

Disfunción eréctil, percepción de la pareja

Deje un comentario