Disfunción eréctil y riesgo cardiovascular

En el año 2010 la Asociación Americana del Corazón (AHA) comenzó una campaña enfocada en promover la salud cardiovascular (CVH) en todos los estadounidenses. La AHA identificó siete factores de salud y de comportamiento relacionados con la salud cardiovascular, incluyendo la presión arterial, el nivel de colesterol total, la glucosa en la sangre, el índice de masa corporal, la actividad física, la dieta saludable y el tabaquismo, que se pueden combinar para generar una puntuación de salud cardiovascular total. Varios de los componentes individuales de salud cardiovascular se han asociado con la función endotelial y la disfunción eréctil, pero no se ha investigado si la puntuación compuesta de salud cardiovascular se asocia con una posible disfunción eréctil en el futuro.

La disfunción endotelial es una manifestación temprana de la enfermedad cardiovascular (ECV), y a menudo existe antes de que se manifieste la misma. De manera similar, la disfunción eréctil también puede representar disfunción vascular generalizada, y tanto la disfunción eréctil como la disfunción endotelial están asociadas con enfermedad cardiovascular. Se ha sugerido también que la mejora de la función endotelial tiene un efecto positivo sobre los síntomas de la disfunción eréctil y reduce el riesgo general de enfermedad cardiovascular.

En relación con lo anterior, encontramos un estudio publicado en el American Journal of Hypertension en el 2017, titulado Asociación entre la salud cardiovascular y la función endotelial con la futura disfunción eréctil: Estudio multiétnico de la aterosclerosis. En el estudio multiétnico de la aterosclerosis (MESA) se recogieron datos de 1.136 hombres evaluando el estado de la disfunción eréctil por medio de encuestas o por el uso de medicamentos. Una de las virtudes del estudio es la gran muestra que incluyó a participantes de cuatro grupos de diferentes razas en varias ciudades de los Estados Unidos de América. La salud cardiovascular se determinó con siete métricas de salud. La función endotelial se midió con dilatación mediada por flujo de la arteria braquial (FMD). La regresión de Poisson se utilizó para determinar las asociaciones entre salud cardiovascular y disfunción eréctil a través de las categorías de salud cardiovascular baja, moderada y alta.

El MESA fue diseñado para estudiar los determinantes y la progresión de la enfermedad cardiovascular subclínica en adultos de mediana edad y en adultos mayores (de 45 a 84 años). Entre 2000 y 2002, los participantes sin enfermedad cardiovascular fueron reclutados en seis centros de campo para el examen basal. Luego se realizaron cuatro exámenes de seguimiento desde el examen inicial: el segundo (2002-2004), el tercero (2004-2005), el cuarto (2005-2007) y el quinto (2010-2012). El estudio al que hacemos referencia utilizó datos del examen básico y del quinto.

La disfunción eréctil predominó en 526 de los 1.136 participantes (46%) en el quinto examen, nueve años después del examen basal. La prevalencia de disfunción eréctil fue menor con salud cardiovascular basal más alta: 58% en hombres con salud cardiovascular baja, 41% en hombres con salud cardiovascular media y 33% en hombres con salud cardiovascular alta.

Los hombres más jóvenes (de 45 a 54 años de edad al inicio del estudio) con salud cardiovascular baja tienen una prevalencia de disfunción eréctil similar a los hombres mayores (edad 75-84 al inicio) con salud cardiovascular alta. Por lo tanto el mantenimiento de salud cardiovascular alta en la edad media y avanzada puede no sólo reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y el envejecimiento vascular, sino también mejorar la calidad de vida de los hombres mayores. Es posible que la reducción de la función endotelial con la edad contribuya a la mayor prevalencia de disfunción eréctil entre los hombres mayores.

Este es el primer estudio que demuestra que la salud cardiovascular está asociada tanto con la función endotelial como con la futura disfunción eréctil, conclusiones que están en línea con la literatura existente que informa que la disfunción endotelial y eréctil están relacionadas.

A modo de conclusión, la salud cardiovascular se asocia con disfunción eréctil en el futuro, por lo tanto el mantenimiento de una alta salud cardiovascular puede mejorar la calidad de vida de los hombres.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

testosterona

Testosterona y riesgo cardiovascular: ¿mito o realidad?

Erección débil

Erección débil durante la masturbación puede indicar riesgo cardiovascular

Deje un comentario