Diagnóstico de la eyaculación precoz

Las teorías para definir y diagnosticar a la eyaculación precoz han ido cambiando con el tiempo. De hecho en la década del 40, en tiempos del famoso Informe Kinsey, el imperativo sexual masculino era “penetrar y acabar”, con lo cual la rapidez resultaba, más que un problema, un mandato.

Con el correr de los años, los diferentes manuales diagnósticos como el de la APA o el de la OMS trataron de aunar criterios, inicialmente basados en tiempos objetivos mínimos, y luego en la sensación de control del hombre y de la pareja sobre sus tiempos en el sexo.

La pregunta que se plantea es: ¿existe un tiempo determinado que, en caso de no ser cumplido en una relación sexual, indicaría el límite entre una eyaculación precoz y la función sexual normal? ¿O lo más importante es cómo se sienten el hombre y su pareja con sus propios tiempos?

En este sentido siempre es importante recurrir a los consensos científicos y a las guías de diagnóstico y tratamiento de las sociedades científicas internacionales, como es el caso de las Guías en disfunción eréctil, eyaculación prematura, curvatura de pene y priapismo de la Asociación Europea de Urología.

En el texto se destaca el concepto de Tiempo de Latencia Eyaculatoria Intravaginal o IELT, que es la duración medida en minutos y segundos del coito vaginal desde el inicio de la penetración hasta el momento de la eyaculación. Los consensos actuales (incluyendo el DSM-5) plantean que en la mayor parte de los hombres con eyaculación precoz el IELT no supera el minuto.

Para basarnos en los hechos verdaderos, es importante medir objetivamente el IELT con un cronómetro -más allá de que resulte antierótico– ya que puede haber una variación significativa entre la percepción del tiempo y el tiempo real. Incluso dentro de la misma pareja son comunes las percepciones y sensaciones distintas, por ejemplo uno de los dos puede creer que mejoraron los tiempos y el otro pensar exactamente lo contrario. Por cierto, el IELT medido por el cronómetro es más necesario aún en los ensayos clínicos, mientras que en el contexto de la terapia sexual es útil para evaluar la evolución del paciente aunque no sea el único parámetro que tenemos en cuenta.

Sin embargo, un estudio reciente informó que la satisfacción y la angustia sexual del paciente se correlacionaron más fuertemente con la sensación de control que con el tiempo de latencia. Un hombre puede tener relaciones de seis o siete minutos de penetración vaginal, y sentir que no tiene control y por lo tanto ni él ni su pareja disfrutan. Y quizás otro hombre que dura menos tiempo alcanza mayores niveles de satisfacción ya que sus expectativas o creencias en relación con el control son diferentes.

Como complemento de la medición del IELT y del reporte del paciente en relación con su sexualidad, contamos con algunos cuestionarios muy relevantes para el diagnóstico y seguimiento terapéutico.

La más utilizada es la Herramienta de Diagnóstico de la Eyaculación Precoz (PEDT), un cuestionario de cinco ítems que evalúa el control, la frecuencia, la estimulación mínima, la angustia y la dificultad interpersonal. También tenemos otros instrumentos, como el Índice de Eyaculación Precoz (IPE) y la Evaluación de Disfunción Eyaculatoria del Cuestionario de Salud Sexual Masculina (MSHQ-EjD).

El examen físico y las pruebas de laboratorio pueden ser parte de la evaluación inicial de los hombres con eyaculación precoz. Puede incluir un breve examen de los sistemas endócrino y neurológico para identificar afecciones médicas subyacentes asociadas con este problema y con otras disfunciones sexuales como endocrinopatía, enfermedad de Peyronie, uretritis o prostatitis.

En resumen, la medición objetiva del IELT, la evaluación de la satisfacción y angustia sexual del paciente, las pruebas psicológicas y los exámenes médicos, en su conjunto, nos permitirán llegar a una conclusión con respecto al diagnóstico y definir un camino terapéutico.

Redactado para Boston Medical Group por Ezequiel López Peralta.
Psicólogo. Máster en Sexología Clínica y Terapia de Parejas.

Artículos relacionados

eyaculación precoz, mitos y verdades

Mitos y verdades sobre la eyaculación precoz

Los factores del estilo de vida y la eyaculación precoz

Factores del estilo de vida y eyaculación precoz

qué es la enfermedad del peyronie

¿Qué es la enfermedad de Peyronie?

Escala del placer sexual

Escala del placer sexual

Deje un comentario